18A, Apostasia colectiva. No en mi nombre, son algunas de las consignas

Muchos bautizados católicos quieren renunciar a su fe.
10 mil millones sólo en la provincia de Buenos Aires, le cuesta a todos los bonaerenses, sean católicos o no, subsididiar al clero, a las escuelas católicas, a sus docentes, a la infraestructura edilicia de dichas escuelas, excensiones y salarios.
Fuimos consultados y de ahí un análisis; más allá de los motivos que cada uno tenga, lo cierto es que muchos que han elegido otros modos de fé, aún siguen figurando como católicos.

El sábado 18 de agosto de 14 a 20hs en Avenida Corrientes y Callao, invitan a todos para proponer una desafiliación colectiva impulsada por la Coalición Argentina por un Estado Laico (CAEL), que es una agrupación de creyentes y no creyentes de toda la Argentina reunidas para exigir y defender la absoluta independencia del Estado de todas las religiones.
https://www.facebook.com/ApostasiaColectiva/

La apostasía es una suerte de “desafiliación” del catolicismo que realizan quienes fueron bautizados. Los impulsores de esa acción afirman que la cantidad de “fieles oficiales” de la Iglesia implica subsidios del Estado y da poder político a la institución religiosa.

Basta de mantener vagos, sostienen muchos; otros sostienen que hay que separar a la iglesia del Estado y otros, no comulgan con una institución que quedó lejos de los jóvenes, sobre todo luego de la postura de la iglesia ante el tema del aborto.

La Iglesia Católica para ser escuchada argumenta que casi el 90% del país es católico (boletín AICA Nº 2500) e indirectamente apoya sus doctrinas. Es decir, se erigen en la voz del pueblo, y vos, que fuiste bautizado, sos contado como parte de ese 90%. La realidad es que el 90% del país fue bautizado, y que ni siquiera la totalidad del pequeño porcentaje de practicantes está de acuerdo con sus doctrinas (encuesta CONICET).

¿Cuánto gasta el estado o mejor expresado, al contribuyente pagar los sueldos de miles de obispos diocesanos y eméritos, administradores apostólicos y demás?.

Muchos millones van a obras puntuales como de infraestructura, cuando no como subsidios a Cáritas y otras obras de beneficencia, como becas, etc.

Pero si se tienen en cuenta los dineros dirigidos a colegios gestionados y usufructuados por la Iglesia, la cifra se convierte en sideral. Aunque no se conoce con exactitud, alcanza varios miles de millones de pesos en todo el país.

Basta saber, como ejemplos, que sólo la Ciudad de Buenos Aires, destina unos 3.200 millones de pesos a las escuelas porteñas privadas administradas por la curia, y en la Provincia de Buenos Aires ese monto asciende a unos 10.000 millones, según una investigación de Infobae. Pero eso no se toca, ¿no Vidal?¿Para eso hay plata?.

Todo ello sin contar lo que el Estado deja de percibir a modo de impuestos por las numerosas exenciones que benefician a la Iglesia Católica: no paga ni IVA ni Ganancias, ni abonan patentes de sus costosos autos, para solo mencionar algunos ítems.

Si querés apostatar, acá tenés cómo informarte.

http://https://www.apostasia.com.ar/index.php/que-es-apostatar

Dejá tu comentario