Política |

200 comerciantes de San Nicolás se oponen al mejoramiento estético del centro

Acompañado por unas 200 firmas de comerciantes, le hicieron conocer al intendente interino que se oponen al proyecto de cambio estético impulsado en la ciudad con dinero de Nación.
Obtuvimos las firmas que se presentaron a comienzo de agosto, rigurosamente guardadas para que no llegara a la prensa independiente, pero ésta es la verdad. 15 páginas de firmas del descontento y sólo nosotros te lo mostramos. No son dialoguistas, no demuestran interés por la opinión de otros, son así y tu voto lo hace posible.

Los comerciantes y vecinos están de acuerdo con el soterramiento de cables, veredas nuevas, nuevas luminarias y control del tránsito vehicular, sin embargo el centro sólo es el negocio de unos pocos, porque sólo se verán beneficiadas las empresas contratistas de siempre -amigas- para ponerle un sobreprecio a la obra como ya ocurrió en el resto de las obras que aún no terminaron después de tantos años.

Los firmantes expresan que tanto propietarios como trabajadores invierten en la ciudad y su zona y están convencidos que el proyecto de mejora como lo propone el ejecutivo local perjudicaría a a ciudad, a su tránsito en general dentro de los cuatro boulevares, la forma de vida, la costumbre y la economía de los habitantes.

En agosto, para hacerle creer a todos que eran dialoguistas, quisieron conocer la postura de los comerciantes que se verían afectados si la obra comenzaba, sin embargo desoyeron la postura de los comerciantes.

El proyecto va en contra de cómo sienten la vida los nicoleños. El que se compró un autito para ir al centro, si se compran una tele y la quieren llevar en el auto, si necesitan ir al cajero a retirar plata, ya no podrán hacerlo. Ahora deberán pagar por dejar el auto en una cochera alejada y onerosa. No ingresarán taxis ni remises y cuando quieran volver a sus casas o departamentos deberán dejar el auto en una cochera a varias cuadras de su casa y luego ir a buscarlo a la hora que estará permitido ingresar, para dejarlo en su cochera. El paseo por el centro, algo habitual, se perderá y sólo quedará estéticamente bonito para los que viven en el centro.

Alguna vez el ex intendente decía que el centro era para los nicoleños, pero nadie sabe donde queda el centro. Sin luces, mortecino, con veredas rotas, inaccesibles, sin carteles, sin vida e inseguro cuando va cayendo el sol, perderá más vida aún.

Una obra como la del teatro, sin dársena para estacionamiento de taxis ni pasajeros como en el teatro, será una obra sin sentido.

Un centro donde no podrás sacar el auto cuando querés o necesitás.
Los que tienen hijos que van a la escuela, deberán sacar el auto antes de la hora de entrada al cole, dejarlo a varias cuadras y luego ir a buscar a sus hijos para volver a caminar hasta donde consiguieron estacionar el auto para llevarlos a tiempo al colegio. Los garages perderán al cliente ocasional que hace trámites o debe esperar. Los comercios verán afectadas sus ventas. Y la intención habrá logrando su objetivo, que la gente de bajos recursos no llegue al centro y que los comerciantes vean afectados sus ingresos.

Una obra con la que no están de acuerdo los comerciantes y propietarios, es desoida. Una sordera que sin embargo es un negocio para los mismos de siempre, y tu voto lo hace posible.

Foto: alguna de las 15 páginas firmadas

Dejá tu comentario