Política |

A falta de ley, del Autódromo a Presidente del Consorcio de gestión del puerto de San Nicolás, Negro asumirá el 25 de marzo de 2019

De manejar para el municipio de San Nicolás el autódromo a Presidente del Consorcio de gestión portuaria, Antonio Negro, se convertirá en otro alfil de Passaglia sin credenciales portuarias, al frente del gran elefante blanco.

El decreto que no es Ley, expresa que la Presidencia del Directorio será ejercida por el miembro en representación del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, designado por el Poder Ejecutivo Provincial, que no sería el caso de Negro. Se desconoce en representación de quién o quiénes asume éste ingeniero agrónomo, adepto a las exhibiciones de Porches, sin haberse conformado el Consorcio propiamente dicho para su elección y sin la designación aprobada por Vidal.

El decreto es claro y el estatuto también cuando expresan que la forma de integración de su Directorio garantizarán la representación de los sectores involucrados en la actividad portuaria, algo que el alfil político de Ismael Passaglia no incluye en su formación, debido a que los puestos en el consorcio son exclusivos del quehacer portuario.

Sin embargo, el director en representación del sector privado, -si éste fuera el caso de Negro-, no podrá tener empleo o cargo público, remunerado o no, de carácter electivo o no, en el Estado Nacional, Provincial o Municipal, o entes autárquicos o empresas del Estado nacionales, provinciales, municipales o mixtas. Por lo tanto, el jóven Negro debería acreditar públicamente su renuncia a las designaciones que lo vinculan al municipio de San Nicolás.

LLama la atención que aún no se conformó el directorio que debe ser integrado por nueve (9) miembros, a los que nadie conoce y ya nombran a un presidente político que inclina las aguas hacia la cartelización tan temida, ya que favorecería a un sólo grupo de interés.

Lo cierto es que la gobernadora por decreto crea el consorcio de gestión del puerto de San Nicolás y no por ley ni por aprobación de la Cámara de Diputados.
¿La contradicción? Que en el estatuto se afirma que la disolución del CONSORCIO se deberá realizar a través de la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires.

Todo bien armado a la medida de la familia Passaglia por Vidal.

Dejá tu comentario