Policiales |

A la caza de talleres mecánicos pero no de desarmaderos

Por infracciones a la ley 13081, varios talleres mecánicos de la ciudad y de las delegaciones de Rojo y La Emilia, fueron clausurados.

Trabajar y controlar para evitar este tipo de delitos, es necesario; sin embargo no debe perderse de vista que muchos talleres y desarmaderos se valen de necesitar una cadena de comercialización que su punto de partida es un ilícito y hace años que trabajan de ésta forma sin ser controlados por la municipalidad. Los talleres en su mayoría no poseen permisos reglamentarios, acceso a la información técnica de los vehículos ni ninguna de las licencias y autorizaciones que marca la legislación vigente.

Los establecimientos no son controlados, no emiten factura por sus servicios y no cumplen con las normativas de seguridad. Algunos de los servicios que los talleres clandestinos ofrecen es además de mecánica y electricidad, cambios de aceite, de pastillas de freno, o de ruedas.

Ninguno de los talleres tenía habilitación y la pregunta es: ¿cuánto tiempo hace que éstos talleres que ademas no cumplen con el libro de ingreso o salida de vehículos funcionan sin control?.

Algunos desarmaderos de la ciudad, son depósitos municipales clandestinos protegidos, y esa es la queja habitual que se escucha.

Si se trata de reducir la compra-venta de autopartes y repuestos de procedencia no declarada, debieran comenzar con los desarmaderos que oportunamente fueron denunciados por nuestro medio, y siguen funcionando al amparo municipal.

Ninguno de los tres talleres cumplía con la ley 13081 y fueron clausurados.

Un taller mecánico ubicado en calle Acuerdo San Nicolás al 40, del partido de Gral. Rojo que carecía de habilitación municipal y libros de registro policial.

Otro taller ubicado en calle Boer al 300, que tampoco poseía habilitación ni los libros de registro correspondientes.

Y la última clausura se produjo en un taller ubicado en calle León Guruciaga al 1700, sin habilitación municipal ni libro de ingreso y egreso de vehículos, procediendo luego de la inspección a su clausura.

Dejá tu comentario