Abandono al hijo porque no lo quería

La osadía no tiene límite, un poco antes de cumplir 40 a mediados del año pasado, un abogado de nuestra ciudad se abocó tarea de ser padre, sueño que había confesado a viva vos, no podía concebir, entendía claramente que adoptar era imposible, pero siguió obstinado con esa idea.

Una sola forma tenia para ser padre, valiéndose de su influencia para obtener un hijo de un hogar de menores de renombre de esta ciudad convertido hoy en una agrupación política del gobierno de turno allí en la “unidad básica el amanecer”, consiguió entre gallos y medias noches, a mediados del 2017, la complicidad necesaria para forzar al sistema de minoridad y así cumplir su sueño de ser padre.
Así, todos hicieron en un día lo que a muchos les cuesta años.
El poder se había desplegado, en cuestión de días uno de cinco hermanos que vivían en el hogar el amanecer encontró una familia.
Hasta acá es una hermosa historia de color, en donde el abuso de poder político de los Passaglia, se disimula por lo tierno de la historia.

Es así que la nueva familia sin una madre, le da al niño todo,
(preservamos al menor en edad escolar promediando la primaria) una casa, céntrica escuela y lo necesario para que se desarrolle.

Pasado poco más de 8 meses el sueño de ser padre no parecía ser lo esperado para el joven abogado, quien había sorteado todos los “informes” ambientales favorablemente quien había “cumplido” con todos los requisitos, un tramiterio imposible para cualquiera.

Los desacuerdos familiares se hicieron insoportables, y el padre tomó la decisión más horrible e irresponsable, no tendría otra forma para solucionar el “problema” que tenía en su vida y tomó la peor decisión; dejaría discretamente al niño un día cualquiera en la oficina de PRODENYA, si así de fácil así de rápido todos los controles que entienden este asunto acuitarían de la misma forma, haciendo silencio y desatendiendo sus funciones elementales y solucionándomelo el “problema” al padre en desgracia.

Este triste final desnuda la vulnerabilidad que existe en el sistema de minoridad frente al poder, amargo silencio cómplice debe guardar la justicia de menores, los programas del estado, la municipalidad, una ONG de menores, por que enfrente el poder ha abandonado un niño, sorteando todos los controles.
En el medio quedó un día de la semana un chico de menos de 12 años abandonado en la municipalidad, sin informes sin datos, sin familia, descartado, por quien vaya a saber por qué.
Finalmente nadie peritó nada ni en lo previo ni en lo post, y se nos anuda la garganta pensar la triste escena para un niño, abandonado en la oficina esperando el vehículo de menores que lo devuelva a un hogar donde ya no están sus cuatro hermanos; no es un reproche a la persona ni a nadie en particular, es una apelación a cumplir con las responsabilidades, para las cuales cobran los trabajadores del sistema.

Por ésta razón apelamos a que puedan ponerle límites al poder político y judicial de la ciudad, que hasta acá han jugado con todo pero todavía no lo habían echo con los chicos y es irreductible.
CON LOS CHICOS NO!

Dejá tu comentario