Política |

Atrás quedaron los días del Vento municipal de Ismael Passaglia , pero sigue con las mañas de estacionar mal

Como el zorro, que pierde el pelo pero no las mañas, el intendente de San Nicolás, Ismael Passaglia, sigue estacionando mal como de costumbre. Atrás quedaron los días en que usaba el auto WV Vento diariamente con el combustible que era para los autos policiales que le daba Parigini, hasta para ir a ver los campos de su propiedad o viajar a su casa de Punta del este con la nafta que pagamos todos.

Ahora se muestra con una camioneta de alta gamma, como si fuera un ministro con superpoderes, estacionando donde le queda bien, como si fuera el dueño de la calle. Tal vez lo es y todavía los nicoleños no se dieron cuenta. El hombre, con mentalidad de tiburón como la similitud con la naturaleza lo describe, jamás se detiene, porque supone que si deja de avanzar se hunde y muere y ese es el temor del Doctor. Pero ese es sólo un detalle. El temor a morir le llega a todos.

Todo tiene su explicación en la observación histórica. En este caso se trata del zorro, animal que simboliza la astucia como ningún otro. El zorro, como otros animales, pierde pelo en determinadas épocas del año, pero la frase se aplica a los hombres que al envejecer (etapa de la vida en la que muchos pierden parte de su cabellera, como es el caso) no modifican algunas de sus costumbres, en especial aquellas que fueron propias de su juventud. Bueno, ya no es tan jóven el patrón.

El intendente de licencia, Ismael Passaglia que entiende de humoradas y de cachetadas, sabrá entender que estacionar mal merece una sanción como cualquier ciudadano. Usted no es el dueño de la ciudad, ni de la justicia, ni de los hombres y mujeres de San Nicolás. Estacione bien, y punto.

Dejá tu comentario