Axel Kicillof |

Malestar del diputado Passaglia por la posible pérdida de la cartelización familiar

¿Malestar privado por los puertos provinciales?

Algo en lo que piensa seriamente el gobernador. ¿Se viene la administración provincial de los puertos?

El impuesto del artículo 100 no era para los exportadores e importadores, era un mensaje directo a los consorcios que no aportan un solo peso a la provincia.

Al momento de provincializarse los puertos, dejaban 14 millones de dólares de superávit. Claro, en épocas de Perón.

Santiago Passaglia, enfermo de poder y parte interesada en los consorcios de gestión por los negocios que tiene su familia allí, sentenció: “Tienen que dejar de ver cuanto recaudan en un Excel y mirar la realidad”. Por otra parte, también salió al cruce de todo el oficialismo y los culpó de ser los próximos generadores de desempleo en las zonas portuarias, cuando el puerto de San Nicolás hoy tiene pérdidas millonarias por su pésima administración.

Todo a la medida de Maruba, sostienen algunos; el anillo que se cierra para unos pocos en el puerto de San Nicolas; pero se olvida Passaglia cuando defendió a capa y espada al Caballo Suárez, procesado como su tío, embargado como su tío, inhibido como su tío; y a su tío, Juan Manuel Ondarcuhú, imputado por armar sociedades que casualmente incluye varios apellidos locales, para lavado de activos.

Los que producen desempleo son las malas políticas. Parece que Passaglia se olvida que su familia designó a Matteucci, un pésimo director que se olvidó de hacer dragar el puerto y hoy deja al puerto sin operar y trabajadores sin trabajo; Matteucci, director que aún se desempeña como tal y además como concejal, afecto a ser valijero en el tema de los permisos de uso que con tanto beneficio recibió el procesado JM Ondarcuhu, junto a Negro también designado por Vidal e impuesto por el gobierno municipal de la familia Passaglia, no se manejan con planillas de excell porque ni eso saben hacer; sus ignorancias hoy producen pérdidas millonarias en las operaciones portuarias locales y ésto afecta las fuentes de trabajo. Pero esto no lo dice en sus alocuciones legislativas el diputado.

No hay que olvidar que la empresa Ponal, que luego perdió el nombre por vía judicial y pasó a llamarse Terminales y Servicios, pagó durante muchos años por mucho menos de los metros cuadrados que por los que debía pagar la empresa de su tío en el puerto. De ésta estafa millonaria al erario provincial, tampoco habla el diputado.

Lo que le duele al diputado imputado por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito es perder la cartelización portuaria que encabeza una de las empresas de su tío, altamente beneficiado por su papá, incluído en la sociedad, aseguran, y el gobierno de Vidal.

Antes de hablar de sus pérdidas, sería importante que explicara como explica en la legislatura su patrimonio "donado", su lujosa casa en un country cerrado de la ciudad, sus campos y cómo obtuvo millones de pesos por trabajar del estado; tampoco habla de los cinco puestos oficiales simultáneos que obtuvo con Vidal y menos cuando fue nombrado como sub administrador del Instituto de la Vivienda provincial, hoy en la mira por manejos que se infieren constituyen una estafa millonaria. Pero de todo ésto no habla, y menos sus amigos de Cambiemos, de la segunda sección electoral.

Todos en Cambiemos defienden sus intereses y, aunque no les guste, los negocios que bien protegen; pero no protegen con el mismo énfasis el resguardo de los bienes de todos, por lo que fueron votados y no para que se vuelvan millonarios con la plata de Todos.

Los puertos son provinciales y de la misma manera que Vidal por decreto convirtió a los puertos en Consorcios, igual puede hacer Axel Kicillof para que tributen los puertos en la provincia y éstos no sean una concentración de pocas empresas con ganancias millonarias sin controles, en contra del resto de las empresas que operan en los puertos y de los puestos de trabajo.

Dejá tu comentario