Policiales |

Berni y las medidas de seguridad nocturna

El crimen de Villa Gesell aumentó las acciones de prevención

A raíz del asesinato de Fernando Baez Sosa a manos de un grupo de asesinos oriundos de la ciudad de Zárate, el Ministro de seguridad de la provincia, pretende trasladar varias medidas de seguridad que impulsó en la costa atlántica, a toda la provincia y CABA.

Muchos aplauden las medidas, otros aseguran que siempre se llega tarde. Lo cierto es que no existen controles en las madrugadas y no sólo en boliches o bares de la costa atlántica, sino algo que es moneda corriente en muchas ciudades bonaerenses. No hace falta ser paladines de la seguridad si no pueden prevenirse hechos cuyo detonante y en éste caso, fue el asesinato de un jóven.

“Se prohibió el alcohol en la vía pública. Nos comprometimos a reforzar los controles e intimamos a los boliches a que después de las 2 de la mañana no dejen ingresar a nadie más”, explicó el Ministro Berni. Vamos a charlar e intercambiar ideas para que entre todos se pueda buscar las mejores formar para cortar las previas, para que los chicos no tomen tanto alcohol y para darle tranquilidad a los padres.

La problemática, aseguran desde el ministerio de Seguridad, es que muchos boliches no cumplen con la normativa. De todos modos, una cosa es el incumplimiento dentro de los locales y otra cosa es lo que pasa afuera con la violencia extrema de algunos jóvenes. Hablemos de inseguridad, dentro y fuera de los boliches. De lo que pocos hablan es de los delivery de bebidas alcohólicas sin control.

No es la primera vez que la provincia de Buenos Aires busca avanzar en acciones para controlar la noche. En 2009, el entonces gobernador Daniel Scioli impulsó un proyecto de ley que limitó el horario y la venta de alcohol en los boliches bonaerenses. Durante el gobierno de Vidal el horario de venta de alcohol se extendió durante el verano, sin medir las consecuencias de otra de las pésimas medidas que impulsó la gobernadora.

Pero ¿qué pasará en las ciudades del interior bonaerense donde el propio municipio incumple con los controles?

Todos sabemos que los actos de violencia son moneda corriente a la saluda de los boliches y San Nicolás no es la excepción. A los boliches sigue ingresando gente a las 5 o 6 de la mañana. Ya entran con mucho alcohol encima, generan disturbios y a la salida se arman las peleas, y ni hablar de "la seguridad" de los custodios de los boliches. En éste sentido nunca se realizan controles de alcoholemia a los que hacen seguridad en los boliches, llamados patovicas ni se controla a menores, tanto en los boliches o bares, como en la calle. Pero la presencia policial y de seguridad que se implementa en la ciudad, sólo son controles de alcoholemia a los conductores. Después la policía local y el municipio son los grandes ausentes de la noche nicoleña.

Dejá tu comentario