Política |

Comenzó la campaña. Reordenamiento de tránsito, pero no multarán a los funcionarios que estacionan mal

Lo que logra una campaña.
La dupla Passaglia-Gruffat, lanzó un plan de reordenamiento urbano apoyado en cuatro ejes que son dos: Educación y concientización. Dos palabras cuyo alcance demuestra carencia de ideas, falta de sentido común y un claro slogan de campaña para obtener votos.

En 5 años no hubo ningún control a la salida de las escuelas. Ningún control al transporte escolar. Ningún acompañamiento a las familias de los barrios que día a día cruzan la ruta 188. Ningún puente peatonal y ninguna colectora como se prometió el primer mes de gobierno passaglista.

El nuevo Plan Integral de Ordenamiento Urbano tendrá cuatro ejes que son dos, algo que ya fue intentado por el vaquero juez de faltas y el amanerado Fito Ferández Viña que sólo fue implementado para perseguir motos, sancionar pequeños comercios, y cobrar el acarreo de los autos que lleva la grúa y que no comparten con la provincia, como sí lo hacen con el pago de multas.

Los cuatro ejes que son dos: Educación y concientización. Se advierte que el anuncio infantil en conferencia de prensa, tiene aristas de campaña cuando el intendente nepótico advierte que habrá más inspectores de tránsito (para recaudar) y más capacitación (es decir que los empleados municipales castigados y pasan a calle como inspectores, no conocen de leyes de tránsito, por ejemplo los autos que trasladan discapacitados). Pero esos fueron detalles que no aclararon, y que por otra parte, nadie preguntó.

Es lamentable que nada se haya dicho sobre los funcionarios que estacionan donde quieren, como lo demuestran las fotos que nos acercan los vecinos; funcionarios que diariamente estacionan donde está prohibido estacionar: línea amrilla, bocacalles, tapando rampas para discapacitados, entorpeciendo la entrada de ambulancias en el hospital o llevando a la familia a pasear y hacer compras en el centro de la ciudad de dónde nunca salen. Tampoco serán sancionados los camiones que estacionan en doble fila sobre calle Belgrano donde cargan y descargan camiones sobre la vereda de un hipersupermercado.

Lo que no se puede creer es lo que menciona la hija del contador de la familia, Gruffat, cuando establece -después de cinco años sin realizar ninguna multa- la prohibición de estacionar frente a los establecimientos educativos en doble fila en una determinada franja horaria que será establecida por el Departamento Ejecutivo.

Es decir que el intendente decidirá a qué hora se podrá estacionar en doble fila (?).

Da por lo menos sonrisa decir que la medida será progresiva, comenzando por cinco colegios ubicados en el centro de la ciudad, pero que todos saben que está prohibido.

El vaquero Brignoli, otra vez estará en las calles hablando en tono sensible a los papás que no sólo estacionan en doble y tercer fila en las puertas de las escuelas, sino que charlan con las maestras sobre la tarea que tendrán que realizar los niños para mañana.

Nos faltó decir que el periodismo presente, otra vez no hizo preguntas.

Dejá tu comentario