Cómo actuar ante las infecciones respiratorias que requieren vigilancia

La cepa que circula de la gripe durante cada temporada es distinta y la infección por el virus puede afectar a las personas de maneras diferentes. Obviamente siempre se tejen distintas especulaciones y hasta desinformación en la misma comunidad hasta conocerse el diagnóstico exacto. A su vez las instituciones de salud deben cumplir obligadamente con un protocolo cuando se confirman casos de gravedad.

“Las infecciones respiratorias agudas constituyen un evento de vigilancia obligatoria dentro de la salud pública nacional desde hace muchos años, y se realiza de manera integral a través de 3 grandes módulos de vigilancia que son: la vigilancia clínica (la realizan los profesionales de salud del ámbito público y privado a través de planillas o por carga directa en un sistema informático provisto por la nación), por laboratorios (informan los laboratorios particulares y de hospitales públicos, tanto los de menor complejidad así como los laboratorios de referencia) y a través de la Unidad centinela de infecciones respiratorias agudas graves (UCIRAG) que monitorea estos casos, que son los casos internados”, contó la Dra. Daniela Arndt (Matrícula Provincia Buenos Aires 63.817), Coordinadora del Departamento de Infectología del Sanatorio de la Fundación Nuestra Señora del Rosario.

“Las entidades que la Secretaría de Salud de la Nación dispuso que se vigilaran son:
• Las neumonías.
• Las Enfermedades de Tipo Influenza (ETI).
• Las bronquiolitis en los menores de 2 años.
• Las infecciones respiratorias agudas internadas.
• Los casos estudiados por laboratorio para determinados virus respiratorios de interés para la salud pública: Influenza (virus de la gripe), virus sincicial respiratorio (es el que ocasiona la mayoría de bronquiolitis en los niños), virus parainfluenza, adenovirus y metapneumovirus”, son los casos que despiertan alerta.

¿QUÉ SIGNIFICA
VIGILAR?
“Significa que se observan y cuantifican los casos semana a semana, para tomar decisiones e intervenir a tiempo con medidas masivas en salud pública en caso de un aumento del número de dichas enfermedades.
Según los reportes de los boletines epidemiológicos de la Secretaria de Salud de la Nación, hubo hasta la semana epidemiológica 25 (que abarca del 16 al 22 de junio), 288.714 casos de ETI, 48.434 casos de neumonía, 84.665 casos de bronquiolitis en niños menores de 2 años y 25.884 casos de Infección respiratoria aguda grave (IRAG). De todos los casos de IRAG en este período transcurrido del año, 14 fallecieron con diagnóstico de influenza (tanto AH1N1 como Influenza A sin tipificar). Aclara el reporte que la mayoría de estas muertes se produjeron en personas con factores de riesgo (diabetes, insuficiencia cardíaca, pacientes oncológicos, inmunodeprimidos HIV y no HIV, mayores de 60 años, etc) y no había en ellos, registros de vacunación”, detalló la profesional del Sanatorio de la UOM.

MUESTRAS Y ESTADÍSTICAS
“De todas las muestras para virus respiratorios estudiadas hasta la semana epidemiológica 25, que fueron 27.000 muestras, sólo el 14% fueron positivas para influenza, sin embargo, más del 75% fueron positivas para Virus sincicial respiratorio.
Estadísticas de la Provincia de Buenos Aires muestran un marcado descenso de los casos de dichas enfermedades (20.7% menos) que en el mismo período de 2018, y estos números se encuentran disponibles en la página del Ministerio para ser leídos por la población general”, puntualizó.

ADECUACIÓN TECNOLÓGICA
“Desde la Fundación Nuestra Sra. del Rosario, nos encontramos desde inicios del 2018, en un proceso de restauración, ampliación y adecuación tecnológica para dar respuesta a los requerimientos de la ciudad y de los tiempos actuales. Desde inicios de 2019 este proceso se acompañó de un proyecto en ejecución de mejora continua en la calidad de atención, basado primordialmente en el control de infecciones. Por lo cual en nuestro servicio de guardia y en los consultorios dispuestos a tal fin, trabajamos las consultas de pacientes con patología respiratoria febril, bajo protocolos científicamente comprobados (CURB 65, CRB 65) que nos permiten diferenciar en el momento los pacientes que requieren internación de aquellos factibles de realizar tratamiento y controles ambulatorios los cuales son programados con celeridad a las 24 y 48 hs según corresponda, atendidos por profesionales experimentados”, finalizó la Dra. Daniela Arndt.

tor

Dejá tu comentario