Política |

Corten boletas y voten a mi hijo

Claro y amenazante fue Ismael Passaglia éste fin de semana en una reunión que mantuvo con sus punteros barriales.

Ismael Passaglia pidió que la prioridad sea votar a su hijo y no a Vidal ni a Macri. Con esta frase intenta persuadir a su núcleo de que la mejor opción en la ciudad es cortar boleta y ni siquiera importa la provincia de su mismo signo político.
Ya los conocemos, advierten; lo hicieron en otras elecciones y ayudado con militantes que en ese entonces le eran afines.

El joven intendente no elegido es conocido por su “pasado” que lo sigue acompañando y oriundo de la ciudad, pero no decide ni propone; sólo sigue las órdenes de su papá y alguien lo tiene que decir.
Durante la gestión del joven empleado del estado, en casi dos años aumentaron los delitos, el narcomenudeo, la falta de seguridad, la falta de vacunas, los robos, las contrataciones directas, el fondo educativo en plazo fijo y las escuelas sin gas, el control de la noche para su recaudación propia, admiten, y lo más importante es que contrata “empresitas” que no califican ni para cambiar una lamparita, a las que le paga obras millonarias con mano de obra incluída y el trabajo lo hacen los trabajadores municipales. Plata fácil, le dicen.

Todos lo conocemos.
Dejar en sus manos una intendencia es casi demencial, vaticinan, pero lo cierto es que aunque los números preocupan a la familia, el padre intenta recalar en el hospital San Felipe como Director, por las dudas.

En el gobierno no elegido de Manuel, falta pavimento pero no faltan pozos; sobran pérdidas de agua pero no faltan obras millonarias; sobran materiales de mala calidad pero los paga como de primera; sobran molinetes pero no cámaras de vigilancia que monitorea desde su despacho. Sobra todo; tenemos butacas para el estadio y gente durmiendo en las calles; Nunca ingresaron a las arcas municipales dinero ni del autódromo ni de la Expoagro, pero sobra dinero para hacerse una casa millonaria en el country más selecto de la ciudad.

A Manuel lo conocemos bien.

Dejá tu comentario