Política |

Críticas al intendente por viajar a Orlando en medio del hambre que existe en la ciudad de San Nicolás

El intendente de San Nicolás solicitó licencia para viajar con toda su familia a Orlando, EEUU. Casi 40 días en 4 meses.

A pesar de un viaje desaconsejado por su círculo íntimo, el inquieto intendente de San Nicolás prefiere dejarse llevar por el vértigo de la montaña rusa de Disney que manejar un municipio con un altísimo porcentaje de hogares sin trabajo, y severas dificultades socio-económicas, mucho de los cuales pueden ubicarse bajo la línea de pobreza.

Un cachetazo a los niños con hambre y una provocación de altísima dosis de impunidad, a la ley.

Con un dólar que roza los 50 pesos, barrios anegados y la cantidad cada vez mayor de chicos que asisten a comedores, Manu y su familia descansan en tierras lejanas. Eso sería gracias al dinero de los contribuyentes en viáticos, el retorno de la obra pública, y el dinero que su esposa y su suegro perciben como “asesores de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires”, para el diputado Santiago Passaglia.

Lo cierto es que el joven intendente, dedica más tiempo a pasear de noche por la ciudad a diario, y al exterior; repetir como un loro los 61 frentes abiertos de obra pública, con igual libreto que su papá desde que asumió en el 2011, que a solucionar sus problemas con la ley.

Manuel, recordemos, llegó a la intendencia de la gran mano de Cambiemos. Y cambiemos le hace posible los sueños a los leales.

El entorno del intendente no desmintió el viaje.

Dejá tu comentario