Política | cuentas | Gestión | Municipio

Manuel Passaglia no sabe, no contesta

¿Se sabe exactamente cuántos empleados tiene el municipio de San Nicolás? No pueden explicar 400 millones, menos cuántos trabajadores tiene el municipio.

Municipio con cuentas en apuros y no sabe cuántos trabajadores tiene ¿Por qué es importante conocer el número exacto de trabajadores que posee actualmente el Municipio de San Nicolás?

Es grave no saber cuánto se abona en salarios municipales, cuánto se pagó y cuánto se paga, porque es parte de una rendición de cuentas seria. Y fundamentalmente los vecinos deben conocer cuántos trabajadores tiene el municipio, cuántos son planta permanente, cuántos son monotributistas y qué valores salariales abona ésta gestión. Muchos de ellos, afirman, sobrepasarían los cien mil pesos.

El asunto no tiene que ver necesariamente con un mero afán periodístico de incomodar al funcionario de turno, que debe hacer frente a muchos interrogantes como si fuera realmente la pregunta del millón. Se trata de las respuestas que la gestión debe rendir a la sociedad.

Ningún gobierno municipal que se plantee seriamente una planificación y una gestión ordenadas y con perspectivas de mediano y largo plazo puede desconocer la cantidad de manos con las que cuenta para llevar adelante y cumplir con las tareas y responsabilidades necesarias para tal fin.

Un gobierno municipal que declara no conocer con exactitud tantos datos asume públicamente su imposibilidad de planificar, de gestionar y de asumir compromisos más allá de la urgencia y la inmediatez.

Ante las cuentas no claras de la rendición municipal, se evidencian notorios incumplimientos legales y administrativos, algunas de las cuales podrían configurar un delito penal federal.

No todo queda ahí. La cuestión se agrava aún más si se la analiza desde la perspectiva de los trabajadores. Si realmente se desconoce el número de trabajadores que dependen de la Municipalidad en todo el partido, ¿se puede entonces regular con transparencia los mecanismos y los convenios?¿Existen garantías en torno al pago de sus salarios y a los beneficios con los que deben contar? Si desconocen u ocultan el número de trabajadores de planta permanente, menos van a reconocer cuántos funcionarios y empleados monotributistas existen en el municipio, y mucho menos dar a conocer si existen contratados temporales. A esto hay que sumar que tampoco se conoce cuánto cobran algunos de éstos trabajadores/funcionarios municipales monotributistas y cuáles de ellos a su vez son proveedores del estado municipal.

¿Cuántas zonas grises más se van a aceptar de parte de ésta gestión?

Los concejales oficialistas por su parte, desconocen cuántos trabajadores tiene el municipio, y en cuánto al requerimiento de los concejales de la oposición, siempre responden con esa suerte de chicanas y maltratos conocidos: en vez de responder atacan diciendo que la discusión es política, pero a ciencia cierta, de lo que se trata es que las cuentas del gobierno municipal elegido por el pueblo no son transparentes y mucho menos confiables.

Cuando se sienten acorralados, le echan la culpa a un supuesto problema con la base de datos del sistema RAFAM, el software de gestión utilizado por los Municipios para sistematizar su información contable, presupuestaria y operativa, asegura el vocero de los malos tratos, Don Petroni, que como concejal es un buen cardiólogo.

Mientras tanto, las preguntas del millón continúan sin respuestas, la gestión municipal ha perdido el rumbo contable, las cuentas no son claras y no es cuestión de endilgarle los mamarrachos contables al gran bonete.

Muchos aseguran por pasillos de palacio, como les gusta a muchos llamar al municipio de San Nicolás, que otros eran los tiempos de Battagia, el hombre detrás de los negocios de Ismael como muchos afirman y el que escondía mejor los números a pesar de las penalidades que recibió igual que el intendente de parte del Tribunal de cuentas. Eso sí el contador Vera, supervisado por el propio contador Manuel Passaglia, han hecho, como sugieren muchos entendidos, un mamarracho de la rendición de cuentas.

Dejá tu comentario