Info Foto |

Cuidado con el reloj

El miércoles, una luminaria completa del alumbrado público cayó sobre la cabeza una mujer que estaba en su moto, con casco. Podría haber sido un accidente mortal por el peso de la luminaria y la altura desde donde se desprendió; sin embargo lo que deja en evidencia es la falta de mantenimiento, a pesar de lo elevado del costo del alumbrado público que pagamos todos los vecinos sin excepción.

El municipio no devuelve por el pago de las tasas, ninguna retribución al vecino que cumple; al vecino que puede, y al vecino que está en riesgo, como fue el caso sobre calle Mitre, en pleno centro. El centro, algo que ésta gestión interina se encarga con las obras, de mantener los votos a su favor.

Como dice el saber popular, “En casa de herrero, cuchillo de palo…” La falta de mantenimiento del propio municipio queda a la vista.
No se puede pretender que quién no cuida la casa de todos, nos cuide a los vecinos de la ciudad.

Dejá tu comentario