Política |

Después de insultar en campaña, el intendente “interino” invitó a los concejales electos

Un ejecutivo endeble, débil e infantil, que se maneja con impulsos inaceptables cuando se siente amenazado por alguien más que su propio padre o su hermano, armó la foto para hacerle creer a la sociedad nicoleña que es algo más que la consecuencia de ser hijo del más extremo rigor y para ello convocó a los concejales electos a una reunión de “diálogo” para una pacífica convivencia. Algo de lo que Manuel Passaglia no es ejemplo.

Los tres concejales electos por Unidad Ciudadana no asistieron a la reunión propuesta por una familia que se cansó de insultarlos en campaña, en la vía pública y a la vista de todos.

A la farsa infantil del interino, se sumaron los directores ahora además concejales de salud del municipio, del teatro; no faltó el juez de faltas, el director de hacienda, la directora de gobierno, Eugenia Oviedo del PRO, y la atornillada Adriana González. También estuvieron presentes Florencia Vázquez y Luciano Pastocchi de 1País.

La gobernabilidad es algo que se gana con el voto y el intendente interino no lo ha logrado más que a la sombra de su padre que no lo deja dormir. En San Nicolás la intendencia se maneja con espías, delatores, insultos y amenazas. De hecho lo padecen los concejales de la oposición que ante cualquier votación en contra de lo que envía el ejecutivo, manda a clausurar negocios de los familiares de los concejales.

Una intendencia que desaloja familias, cede en comodatos centros de salud, inventa hospitales, y les va a cobrar la repavimentación de las calles rotas a los ciudadanos ¿de qué diálogo habla?

De qué convivencia pacífica habla un intendente miedoso que iba al concejo custodiado por guardaespaldas de dudoso pasado o que tiene de secretario privado a un alto funcionario de la bonaerense.

¿De qué convivencia habla quién no da explicaciones?

Dejá tu comentario