Dirán que son pocos, están sin trabajo, pero nos gobierna un pibe que nunca trabajó

Las familias que reclamaron trabajo al intendente de San Nicolas en el puerto, ahora lo hacen frente al parque Comirsa, pero todos los ignoran.

Lo cierto es que San Nicolás tiene un intendente interino aún, que sólo ha vivido del Estado bajo el ala de su papá para no seguir en los malos pasos, niega trabajo, niega salud, niega seguridad pero… nos llena de obras que rompe y vuelve a romper para volver a cobrar.

Ahora que probó el dulce y goza la impunidad se ha vuelto más irascible y temible, aunque en las fotos su sonrisa de niño engaña a más de una abuela.

El dulce jóven no atiende a los trabajadores que tienen hambre, como él también la padeció producto de la avaricia de su padre, como relatan algunas maestras, cuando llegaba con hambre a la escuela.

Pero a pesar de todo, como dicen los amigos íntimos a los que les da trabajo en el municipio con sueldos siderales, el dolor en vez de tornarlo mas humano, lo volvió casi un resentido social.

Entonces niega la realidad de los otros y dice que su fortuna la hizo como el papá, trabajando, algo que la ciudad sabe que es otro engaño, por eso le viene bien Cambiemos.

Lo cierto es que en San Nicolas, producto de su fracaso y su pésima gestión, hay hambre, desocupación e indigencia, y sigue vendiendo espejitos de colores como baldosas y farolas pero pone molinetes en el ingreso al municipio por miedo a un estallido o a algún reclamo legítimo, como cuando llega tarde, dormido y en muchos casos, con los ojos demasiado abiertos y la mirada fija.

Prometieron trabajo y no lo dieron, en las obras públicas trabajan extranjeros ilegales que nadie controla, eso sí, grita a los cuatro vientos, atendé vos a esos negros que se quejan de nada.

62260991_338868883408729_3874337285864423424_n

Dejá tu comentario