Policiales/judiciales |

Dos médicos truchos. Uno condenado y el otro rinde examen para recibirse de médico

Encontramos las diferencias

A uno, lo condenaron a tres años de prisión por ser un médico falso que atendía en Cañuelas y que sólo atendió en guardias por "casi" un año; el otro trabajó más de tres años en la morgue municipal con la anuencia del intendente Ismael Passaglia -que estaba al tanto de la situación de Chauderón- y la clinica de la Uom por más de tres años y pesan sobre él mala praxis, entre otras denuncias.

Uno fue condenado por ejercicio ilegal de la profesión y usurpación de títulos y honores; al otro se le imputa por ejercicio Ilegal de la Medicina, Usurpación de título, Estafa, Falsificación y Uso de documento público en concurso real.

Uno goza de salidas para rendir exámenes en la universidad de Rosario; el otro fue condenado y sin amigos en el poder.

En un caso muy conveniente, el Estudio Lima que representa a Chauderón, amigos del poder, recusaron a la jueza y finalmente fue apartada de la causa... En el otro caso, no podrá estudiar ni recibirse de médico.

En un caso, el fiscal de juicio Javier Berlinghieri le solicitó al Tribunal la detención del falso médico, la pena de 3 años y 8 meses de prisión; en el otro, el fiscal Dr. Julio Tanús había manifestado su conformidad para que el imputado goce de salidas educativas mientras transcurre el proceso.

En un caso, El Tribunal Oral Criminal 1 de La Plata condena a Neri por hacerse pasar por médico y atender pacientes; en el otro caso, el juez de la celeridad y mejor amigo, Carlos Villafuerte Ruzzo le permite culminar con los exámenes finales aunque se haya hecho pasar por médico.

La misma justicia provincial; una condena y la otra premia. Uno no podrá ejercer más la medicina, el otro será un médico sin manchas que atenderá pacientes

Uno atendía guardias, el otro era "jefe" del servicio de guardia de clínica médica.

Uno se llama Felipe Nori, el otro Guillermo Chauderón, el Rímolo nicoleño, como lo llaman.

Los dos fueron falsos médicos; los dos no tienen los mismos amigos en el poder. Uno no está involucrado con ningún intendente municipal, el otro si.

Uno puede estudiar como si nada hasta recibirse de médico, cuando tantos otros por no cometer delitos de ninguna naturaleza no pueden estudiar y el otro, bien condenado.

Muchos dicen, "No queremos a Chauderón en la ciudad"; otros aseguran que Ismael Passaglia estaría acomodando todo para que una vez recibido, Chauderón ingrese al hospital San Felipe, veremos qué dice el Ministro de Salud de la provincia, Dr Gollan.

Dejá tu comentario