Política |

Durísimas declaraciones de Julio Cabaleyro, Secretario general de Choferes de Camiones

Estos pibes están acostumbrados a la buena vida y a oprimir al que menos tiene, dice Julio Cavaleyro, refiriéndose a los hijos del alcalde de San Nicolás, Ismael Passaglia, que mientras cerca de 20 camiones sitiaban el centro de la ciudad, en la puerta del municipio, el intendente interino se escondía y su padre -de licencia- se encontraba en la delegación de Conesa. Recordemos que es exclusiva responsabilidad del intendente lo que ocurre en la ciudad con los choferes de camiones. Entre otros detalles y para su mención, Passaglia pretende hacer regir una ordenanza por encima de una ley provincial. Algo que es una fiel costumbre del hombre.

Una flagrante extorsión por parte del municipio están padeciendo hace tiempo los choferes de camiones en San Nicolás.
Sin rutas alternativas, el municipio castiga con multas exorbitantes a los choferes de camiones.

El Secretario General de Choferes de camiones, Cavaleyro, dijo lo que tenía que decir y no se ahorró palabras para defender el capital de trabajo. En este sentido y con justa razón, se lo notó visiblemente enojado ante éste acecho municipal que no cesa sobre el trabajador y ademas porque está cansado de las promesas incumplidas de éste chico, Manuel Passaglia.

La obra está inconclusa; no hay ruta de salida de Ramallo y los perjudicados son siempre los camioneros.

El intendente incumple con los deberes de funcionario público y eso es lo que hay que investigar, nos propone Cavaleyro, visiblemente molesto y con razón. Las roturas por las rutas en mal estado se las cobran al camionero. El chofer no es culpable de las obras no terminadas y mucho menos ésta actitud del intendente de salir a cazar camioneros, multándolos todo el tiempo, que lo paga el trabajador de su bolsillo.

Recaudar parece ser su más preciado objetivo, pero no se juega con el pan de cada día de la mesa de los trabajadores.

Prometen quedarse hasta ser atendidos.

Gracias Julio Cavaleyro por ésta entrevista y la defensa de los trabajadores.

Dejá tu comentario