Eden y una vieja estrategia. Cobrar las reconexiones y el interés por pagar tarde la boleta que no llega a los domicilios

El cobro del interés y pagar por la reconexión del servicio es la maniobra de Eden San Nicolás para los vecinos de la ciudad, nos cuentan indignados varios vecinos.

Nosotros hacemos largas colas, sin aire, acompañando a personas mayores y la caja para pagar está abierta hasta las 12hs únicamente. Muchas personas con el mismo problema: no llegan las facturas a tiempo, por lo que hay que pagar un interés y luego están los que no no pueden pagar las facturas y les cortan el servicio; pero son los que no eligen colgarse y eso no alcanza para el municipio.

Lo que hace la empresa luego de las denuncias es echarle la culpa al correo y esgrimir que no es culpa de ellos.
¿Dónde quedó aquello de está prohibido cortarle la luz a las personas vulnerables?. En San Nicolás es importante destacar a los indigentes, léase jubilados que cobran la mínima que ronda los $9600 y empleados municipales que no alcanzan a cobrar 12mil pesos.
San Nicolás, una ciudad de muchos indigentes gracias a Cambiemos y ningún concejal del lado de las personas, ninguno de ninguna fuerza política.

¿Qué hay que hacer?
Los vecinos deben presentar dos notas iguales en mesa de entradas de Eden, contando el tema de que no llegan las facturas o que el cobro es indebido o que les cortaron la luz, dirección, teléfono, etc. Después de selladas ambas notas, una se lleva a OCEBA, y comienza un expediente, mientras tanto el valor de esa factura queda pendiente hasta que se expide Oceba, o bien que informe si el corte es ilegal. Además también es importante que señalen los vecinos que se encuentran colgados de la luz en la ciudad, o barrios donde el municipio aprueba que vivan de conexiones ilegales y entregarlas a OCEBA.

En el mismo sentido de los servicios, el gas “no puede convertirse en un bien suntuario de acceso limitado sólo para determinados grupos. El Estado debe garantizar un estándar mínimo de calidad de vida y la accesibilidad a los servicios públicos esenciales”

La decisión judicial señala algo tan simple como importante, como es que los ciudadanos más vulnerables que se encuentren económicamente imposibilitados de abonar el nuevo cuadro tarifario que ha sido impugnado judicialmente, deben ser protegidos por el Estado. La decisión no está dirigida a quienes “sí pueden abonar las tarifas, sino para aquellos que a los que les puede resultar excesivamente oneroso afrontar el nuevo cuadro tarifario o se encuentran en la necesidad de resignar otros servicios o derechos básicos para atender a su pago”.

Dejá tu comentario