El negocio del intendente mayor en Conesa

El antiguo intendente de San Nicolás, ni bien estuvo al tanto de los 2900 millones de pesos que recibiría de la provincia, terminó unilateralmente el contrato que la Cooperativa Integral de Agua, obras y provisión de servicios públicos de Conesa tenía con el municipio por mantener calles y caminos rurales. Un ingreso que permitía mantener a ésta cooperativa tan querida en la delegación.

Es de vieja data la diferencia ente partes; ilegalidades a las que la cooperativa no quiso acceder según las malas lenguas, la pusieron en la mira de Don Ismael y hace tiempo que el ex ministro de salud mira de reojo a todos aquellos que no bajan la cabeza y obedecen sin chistar.

Sin importar los medios, el hombre no está dispuesto a perderse éste negocio que seguro tendrá un beneficio, pero no para la delegación de Conesa. O bien comprarán máquinas para que el municipio realice los mantenimientos o bien alguna de las empresas amigas que ya se conocen, recibirán jugosos cheques, distintos a los que recibía la cooperativa.

Se las juró y es por eso que no firma el cambio de jurisdicción de los bomberos por el negocio de las rifas, entre otros hechos, como la reciente finalización del contrato con la cooperativa, la promesa de un mini parque industrial en campaña y además cuenta con un guardián de oídos que al estilo comisariato todo lo que dicen los vecinos se lo cuenta al ex intendente; y es el mismo que se esconde detrás de un árbol a espiar cuando se incendian casas de la zona, cuentan algunos vecinos.

El gobierno provincial premia la gestión pero no investiga los pequeños negocios y los pequeños alquileres y contratos, como el alquiler de un hidroelevador por una pequeña fortuna diaria mientras el dueño se lleva el hidro a Misiones y sigue cobrando como si trabajara en la ciudad. Mientras tanto, los trabajadores usan el viejo hidro municipal que ya no servía; algo que pocos entienden en los pasillos de palacio, o si, pero de eso no se habla.

El castigo llega para Conesa, sólo hay que darle tiempo a Ismael para que lo lleve a cabo, sometiendo a los vecinos al silencio y a una estricta vigilancia acordada por los lleva y trae conocidos.

Dejá tu comentario