Política |

El puerto es nuestro, no de Cambiemos, dijo Ismael Passaglia

El consorcio de gestión del puerto de San Nicolás anunciado con bombos y platillos, suena a privatización encubierta y asoman sospechas sobre el perfil operativo del puerto local, que impone mencionar que los negocios son cosa de familia en la ciudad.
De ésta manera, vaticinan que la provincia deja de tener injerencia sobre el puerto y el puerto se transformará en otro polo de negocios familiar. Otro espacio del que se apoderan los mismos.

Suenan los mismos nombres para hacer negocios. Empresas, nombres y funcionarios ligados al poder político con beneficios que las autoridades portuarias provinciales no desconocen. Hoy sale a la luz que la empresa Terminales y servicios -varias veces denunciada en la justicia penal por irregularidades en los otorgamientos de permisos de uso y por haber abonado, entre otros datos a la provincia menos canon de lo que les correspondía pagar por años- y Servicios Portuarios, son las empresas que el medio “Letra P”, vincula a la familia Passaglia y a Juan Manuel Ondarcuhú, sobrino de Ismael Passaglia, a cargo del Instituto provincial de la vivienda e “intendente”, como le afirmara hace pocos días a su hijo, el interino, en una áspera reunión.

Por un lado encontramos que la desinversión en el puerto, las licitaciones frenadas, y las tantas irregularidades que se apoderan del puerto, producto de los manejos políticos que han hecho del puerto un lugar de sospechas que sobrevuelan permanentemente sobre el cielo nicoleño y por el otro lado, los empresarios portuarios locales que siempre pierden a la hora de competir con las empresas mencionadas, claramente beneficiadas por negocios políticos.

La licitación por el elevador de granos se frenó. Si no la gano yo, la frenamos, habría dicho el empresario familiar y se frenó.

Esto se difundió en un medio que aún no tiene juicios por nombrar al igual que nuestro medio a los protagonistas, afirmaba:
consorcio de gestión

Lo cierto es que, los vínculos no son sólo familiares sino además la parte que le toca a la justicia, también sospechada de cajonear causas, y de beneficiar en litigios a los mismos de siempre, vinculados con casos resonantes que nuestro medio no puede mencionar públicamente por obra de la justicia que también es amiga del poder familiar.
Recordemos a la opinión pública que la jueza amiga del empresario familiar, nos hizo borrar varias notas donde todas éstas denuncias se hicieron públicas; sin embargo, por denunciarlas somos denunciados por cifras millonarias cláramente desventajosas e inequitativas para borrar un medio que no se somete a las órdenes del poder político y menos de un empresario sospechado.

Nuestro medio aún continúa con la denuncia penal presentada en fiscalía general por estafa al erario público y lo que deja claro es que el poder político hoy de Cambiemos, no quiere avanzar sobre hechos de corrupción en la provincia de Buenos Aires.

Fuente y foto: Letra P

Dejá tu comentario