Política |

El veto a la ley antitarifazos si se aprueba, demostrará que Cristina no es el cuco

A un macri muy debilitado políticamente no le alcanzó, aseguran, con agitar el fantasma de Cristina con argumentos poco felices, teniendo en cuenta que la mayoría de la gente está en contra de los aumentos en las tarifas y que el objetivo central de la ley antitarifazos es cuidar el bolsillo de los trabajadores.

El bolsillo de los argentinos habla:
Los argentinos sufrieron aumentos del orden del 1400% en la tarifa de luz desde diciembre de 2015 y se prevé que para fin de 2018 la tarifa sea un 1.800% superior a la que se pagaba exactamente tres años antes. En el caso del gas alcanza un acumulado del 1200%; los alquileres alcanzaron el 400%, los peajes un 340% en dos años, el pasaje de colectivo subió un 232%, y las naftas más de un 100%.
Si a ésto le sumamos la pérdida de poder adquisitivo del salario que implicaron los aumentos salariales por debajo del ritmo inflacionario, al presidente se le cae su mejor carta; el engaño.
En un informe del CEPA se advierte que la proporción del salario destinado al pago de los servicios públicos creció de manera abrupta obligando así a la familia a recortar gastos para poder hacer frente a los tarifazos, algo que ya se ha vuelto insostenible para muchas familias argentinas.

Aparentemente no le alcanzó ésta vez al presidente meter en la opinión pública a Cristina, desmereciéndola con argumentos que le dieron éxito en el pasado pero que hoy no le sirven ni para un autosecuestro ni para una autocorrida cambiaria ni para convencer a una mayoría.

Los números son contundentes y apabullantes: Hay un 70% de la población que está en contra del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, o sea que la percepción que se tiene de la situación económica es grave para la mayoría y la lectura para el trabajador es que se vienen más ajustes y como consecuencias más despidos.

Para la mayoría de los argentinos acordar con el FMI más un dólar alto, es igual a crisis.

Quién es el cuco, es la pregunta.

Dejá tu comentario