Opinión | Fuego | Passaglia | humo

"Todos los Fuegos el Fuego" parte I, cuando papá quema

2008 y 2020 signados por el mismo humo, el mismo fuego y el mismo apellido. No sólo un pasado que condena, sino un entramado que se continúa hasta el presente

Passaglia, el Fuego y los fuegos. La quema de pastizales y el humo en la zona de delta del Paraná fue tema nacional por varias semanas, durante el otoño-invierno del 2008. El espeso humo que envolvió la zona y que espantó a los porteños cuando llegó a la Capital generó un sin fin de noticias y puso en el tapete el nombre de un empresario agropecuario que en Baradero ya era célebre por la construcción de canales clandestinos en la zona de islas, de apellido Passaglia.

Propietario de miles de hectáreas en la zona de isla de nuestro Partido, escriben, responsabilizaron en aquella oportunidad a Passaglia. Señalados por vecinos de las islas, los de la ciudad de Baradero y alrededores por la quema, el humo y el fuego.

¿Cuál era la relación entre Passaglia y el intendente de Baradero, Aldo Carossi? ¿Por qué Carossi nunca lo denunció cuando construyó los canales clandestinos en la isla y tampoco lo señaló cuando quedamos tapados de humo? Se preguntaban en aquel entonces…

Cuando el 2008 y en el 2020 se repiten los mismos humos y el mismo apellido, no es una casualidad que dejaremos pasar alegremente.

Cuando los propios dueños son los que queman, algunos dicen, hay que tener fondos para quemar el propio sustento, y los Passaglia los tienen. Fondos les sobran y causas también.

Un poco de historia cuando de semejanzas se trata

En el 2008, el fuego y el humo produjeron un accidente en cadena en la Panamericana y en aquel entonces en Baradero mandaba Carossi y sus círculos. El intendente Carossi en aquel momento era denunciado e investigado (incluso allanaron su despacho) en busca de datos sobre un amigo, Ismael Passaglia, un "ruralista" identificado como iniciador de las quemas de pastizales que derivaron en una nube negra de humo y hollín con choques en cadena en la Panamericana, y de quien se sospechaba que era protegido por Carossi.

Con los campos de soja, las tierras para ganado, más los canales de riego ilegales, los medios de aquella ciudad, ya señalaban a Passaglia con sus Fuegos y sus salsas. Aunque tiempo después le echaron la culpa al basurero a cielo abierto que existe por la ruta antes de llegar a Baradero, en el sentido Rosario-Caba, pero el humo no venía de allí y claramente se veía que el humo se producía más allá del basurero y no en ese sentido. El fuego y el humo venían de las islas...

Aunque lo nieguen, la relación entre el intendente Carossi y el "productor" Ismael Passaglia existió, afirmaban. El nexo entre ambos era Jacinto Amatrian, capataz de las 2 mil hectáreas que Passaglia tenia y aseguran, sigue teniendo en las islas; pero no sólamente frente a Baradero sino en toda la costa hasta llegar frente a las islas de San Nicolas.

Aldo Carossi, abogado e intendente, era amigo de Amatrian e incluso lo representó en distintas causas judiciales. Ya la Justicia Federal seguía de cerca la relación entre Carossi-Passaglia por eso allanó el Palacio Comunal el 20 de abril de 2008.

El Fuego, la política de los intendentes y la justicia. En aquel entonces en el ambiente político se comentó que la noche anterior a que la Municipalidad de Baradero fuera copada por efectivos de la Federal en busca de documentación que pruebe esa relación, el intendente Carossi recibió la llamada del Ministro del Interior de entonces, Florencio Randazzo, quien le pidió la cabeza de Passaglia. Le dio 24 horas para que se produzca alguna novedad. Tras la escasa colaboración de Carossi la Justicia avanzó sobre la Municipalidad; pero nunca sobre Passaglia ( y continúan las coincidencias)

En aquel momento, nos dejaban una adivinanza picando: ¿Quién le avisó a Passaglia para que pueda evadir a tiempo la Justicia?

El negocio

La canalización y la sistemática quema de pastizales tenían y tienen un solo objetivo, la producción agroganadera insular. Es decir, hacer rentable tierras que naturalmente no son aptas para la producción. Los terraplenes permiten resguardar cultivos y extender las áreas de pastoreo.

Ahora bien. ¿Cómo hizo Passaglia para obtener más de 2 mil hectáreas en nuestras islas? se preguntaban, y aún hoy nos seguimos preguntando otros, por otras has en la provincia. Seguramente muchas las adquirió por la ley pero también es cierto que acrecentó sus hectáreas mediante posesiones veinteñales, por el procedimiento judicial llamando usucapión y ayudado por algún "escribano amigo"; la figura necesaria que comienzan a ser preponderante y que no queda ahí. Ese avance fue posible gracias a la quietud del Gobierno Comunal que no defendió a los isleños e hizo muy poco para conservar tierras que podrían ser fiscales.

Para concluir, se lee: la honestidad de un intendente no se limpia así nomas, sino que la evalúa el ciudadano por lo que hace y en aquella ocasión también por lo que dejó de hacer. Algo que se repite hasta nuestros días cuando de intendentes, ex ministros y diputados, se trata.

Lamentablemente para Carossi sus silencios y omisiones lo pusieron al descubierto. ¿Alguna vez el Intendente le habrá escrito un mail a Passaglia para advertirle que lo iba a denunciar a la Justicia? ¿O le habrá avisado que la Justicia lo buscaba?.

Cualquier similitud con la realidad no es mera coincidencia. Por las mismas omisiones y silencios, en el año 2020, las quemas, los fuegos, los escribanos, las tierras y la verdad, giran en el mismo sentido y apuntan en igual dirección con nombre y apellido.

Esta historia continuará en "Todos los Fuegos el Fuego" II

Dejá tu comentario