Salud | Hospital San Felipe | Hoy | Patito

Piel de Cristal. Hoy dieron de alta a Patito

Patricia, más conocida afectivamente como Patito, estuvo un año y medio internada en el hospital San Felipe, y hoy finalmente tiene su casa

Hoy el amor pudo dar respuestas. Sin una casa que pudiera albergarla por su problema de piel de Cristal, Patito de sólo diez años, hoy recupera su vida y su niñez gracias a esta gran gestión de la dirección del hospital que se ocupó y preocupó porque una nena vivía en el hospital sin que nadie se ocupara de darle a su situación una respuesta, una solución. Un año y medio viviendo en el hospital y la solución llegó finalmente hoy con su alta. Cuando una Dirección y el Estado se comprometen a dar respuestas, las respuestas se hacen realidad.

Sin dudas ésto no hubiera sido posible sin el inmenso aporte del Ministerio de Salud de la Provincia, la Dirección Provincial de Hospitales, las nuevas autoridades del Hospital San Felipe, y el Servicio Social del Hospital. Prodenya y el municipio colaboraron dando una mano después de tanto tiempo.

Un año sin que prodenya, el municipio y las autoridades anteriores tuvieran en cuenta la realidad de Patry. Sin embargo apena hicieron falta apena seis meses, para que profesionales con amor, "idoneidad" y compromiso, como ésta nueva gestión, empezaran y terminaran un día con todo lo que hizo falta para que una niña que vivía en condiciones no sólo de vulnerabilidad sino además de pobres condiciones sanitarias, luego un año y medio de vivir sin un hogar, tenga su casa en Barrio Colombini.

Solo seis meses hicieron falta para que una nena con Piel de Cristal recupere hoy la esperanza de vida y en una casa en condiciones para evitar la proliferación de infecciones que pueden acabar con su vida.

Patito no se resignó y nada apagó su sonrisa.

Por todo ésto el Hospital San Felipe, a través de Servicio Social del hospital, recomienda:

Solicitar el certificado de discapacidad. Gestionar que Eden le brinde el medidor de luz y solicitar el beneficio de paciente electrodependiente y que se pueda finalizar con el trámite de guarda definitiva a su tía que la ha cuidado todo éste tiempo.

Un final feliz para una historia de olvido, indiferencia y desamor.

El Hospital le entregó elementos como un barómetro y medicamentos para llevar el día a día con su enfermedad y una vez por semana va a ir a buscarla una ambulancia del hospital para llevar a cabo todos los controles necesarios por el bien de su salud.

La foto de la menor cuenta con autorización expresa de su tutora para ser publicada por diariolaverdad.com.ar

Dejá tu comentario