Inminente decisión de traslado de las oficinas de atención ciudadana

El CEMAC lejos del centro de la ciudad

Lo que es un espacio privilegiado para oficinas del consorcio de gestión del puerto de San Nicolás, como señaló el intendente, no lo es para el ciudadano, .

Todo preparado. La empresa Herdea SRL (constratista amiga) que comenzó a ampliar para éste objetivo sus actividades el año pasado, ya avanzó en la obra donde analiza el ejecutivo trasladar las oficinas del CEMAC. La inversión es de 33 millones de pesos, curiosamente una obra importante que vale algo más que lo que les costó a los nicoleños el arreglo de cada una de las plazas de la ciudad.

Cada plaza les costó a los nicoleños 25 millones de pesos; no es difícil sacar cuentas si multiplicamos este valor por las tres plazas que remodeló el municipio.

El proyecto municipal ya puso en marcha la construcción de un edificio que estará enclavado en la zona norte, en las inmediaciones de la esquina de avenida Illia y la calle Chiclana, en barrio Parque Norte; en el viejo inmueble del ex frigorífico, contiguo al dispensario de Zona Norte.

Lo cierto es que el ejecutivo local planea llevar el CEMAC, un espacio de atención al ciudadano, lejos del centro de la ciudad; lo que se desconoce por éstas horas es que utilidad le darán al actual edificio del CEMAC, que por ahora funciona en el centro de la ciudad. En un lugar que el municipio destinó para las oficinas del consorcio de gestión del puerto por lo privilegiado de su ubicación, parece deficiente para cumplir con el servicio de atención ciudadana.

La decisión del traslado ya habría sido tomada por el actual intendente.

Sería importante que en el mismo lugar funcionara el juzgado de Faltas Municipal por el que todos los nicoleños pagan un altísimo alquiler mensual y porqué no el servicio de cámaras de monitoreo que ha demostrado su ineficiencia a la hora de dar respuestas al ciudadano.

El diseño y la maqueta ya están preparadas, los viáticos y el traslado del personal es secundario. Para las obras siempre hay dinero pero para pagar horas extras que todavía adeuda la gestión del mes de septiembre a los trabajadores, no; y tampoco hay dinero para el traslado de los excomulgados de la gestión a Conesa. Las arcas vacías, aseguran, pero nunca falta dinero para pagar sobrepecios de obras y con ello la vuelta al bolsillo, aseguran.

Dejá tu comentario