Intendente | comercios | gobierno

Comercios de alta. Una extorsión más de Manuel

En cuarentena, el intendente habilitó la apertura de comercios sin decreto y claramente sin autorización gubernamental

Comercios y la apertura. Los municipios deben aguardar la autorización del gobierno para las excepciones de actividades en tiempos de cuarentena, a través de un "decreto oficial", tal como nuestro medio publicó en el caso de Pergamino. San Nicolás se adelanta al antojo de un intendente que reniega de autorización oficial, y autorizó la apertura de todos los comercios en la ciudad, dejando a muchos vecinos en riesgo y además para justificar su intención de recaudar y cobrarle a los comercios, impuestos, tasas y no faltaron multas, algo que fue motivo de enojo de muchos en la ciudad de Passaglia.

Ese tipo de medidas que repite el municipio de San Nicolás, podría ocasionar en un caso extremo la intervención del gobierno provincial, porque "es una causal de intervención de un municipio" las reiteradas faltas, como las que comete casi a diario Manuel Passaglia.

Las extorsiones a las que echa mano este intendente es moneda corriente; Intenta torcer el brazo del gobernador para violar la cuarentena y permitir que los vecinos de la ciudad se hayan lanzado a las calles sin ningún problema, exponiéndose.

El intendente, como se lee por las redes, dejó en riesgo a los vecinos que llenaron las calles, claramente violando la cuarentena.

image.png

En ese sentido, no se entiende que el municipio niegue que habilitó a los comercios cuando hizo que la policía fuera a todos los comercios para alentar el cumplimiento de las medidas sanitarias y lo protocolos.

Claramente fue una orden municipal habilitar todas las actividades comerciales en la ciudad. A través de la directora de gobierno, Gruffat, quién goza de atributos de poder desmesurado y de actuar como vocera de prensa de Manuel Passaglia, lo hizo saber a todos los comercios de la ciudad. Este es un mecanismo habitual que utiliza el intendente de juntos por el cambio para hacer publicidad de sus actos. Por un lado utiliza a su vocera y si no, a través de páginas de facebook que el municipio paga con dinero de los contribuyentes y no manejarse oficialmente a través de prensa municipal o la página oficial. Este sinsentido es una de las herramientas que el intendente usa para luego desmentir y borrar con el codo lo que manda a publicar.

Lo cierto es que el gobierno de la provincia no le otorgó el decreto autorizando la apertura masiva de comercios en la ciudad. Y esto enoja al pibe, acostumbrado a hacer las cosas como quiere, negándose a aceptar ódenes como una clara maniobra de minimizar y despreciar al gobierno provincial que hasta ahora no le da la razón, y por el otro, a mentir a las autoridades algunas estadísticas que no se corresponderían con la realidad que quiere hacerle hacer creer a los vecinos de la ciudad.

Si no me autorizan lo hago igual: ¿quién es kicillof? habría dicho enojadísimo y visiblemente irascible el intendente.

Los municipios, aseguran en el gobierno, no tienen autonomía para imponer restricciones o libertades que superen las limitaciones establecidas por el gobierno nacional; sin embargo el intendente de la ciudad de San Nicolás habilitó excepciones. Y como si no le alcanzara el hecho de tomar medidas unilaterales e inconsultas, utilizó a la policía para que informara a los comercios sobre las medidas de seguridad y protocolos cuando se abrieron todos los comercios. La policía ya no depende de los intendentes para promocionar actos municipales; en realidad toda la fuerza, hasta la policía local responden al jefe de la policía bonaerense que a su vez depende del ministro Berni y ademas la policía está para controlar y dar seguridad, no hacerle mandados al intendente que tiene a su propia fuerza de inspectores.

Este intendente que hoy no tiene qué negociar a cambio, o qué favores intercambiar, ni que negocios ofrecer como hacía habitualmente con Vidal, sabe que sus actos tienen consecuencias a pesar del aumento de sospechosos en la ciudad.

Dejá tu comentario