Política |

Juntos por el Cambio no votará la ley Emergencia Pública

Los falsos defensores de la República

La oposición definió no dar quórum en la sesión prevista para el jueves y no acompañar el proyecto "invotable" del Gobierno.

Pese a que los gobernadores radicales le prometieron a Alberto Fernández que la oposición daría quórum para el tratamiento de la emergencia social, económica y sanitaria, el interbloque de Juntos por el Cambio en la cámara de Diputados confirmó que no acompañará el proyecto y tampoco bajará al recinto en la sesión prevista para el jueves.

Sostienen hasta el absurdo que "quieren cerrar el Congreso" y se olvidan que el Presidente al que respondían, gobernó por DNU.

Las malas noticias sobre la gestión del gobierno anterior siguen saliendo a la luz y los cómplices siguen apostando a negar la crisis que la alianza Cambiemos dejó a todos los Argentinos.

La Coalición cívica siempre a contramano de los valores republicanos, ahora le temen a la constitucionalidad y olvidan la pérdida de valores republicanos éstos cuatro años, gobernados por decretos de necesidad y urgencias, lejos de la constitucionalidad que pregonan.

Lo cierto es que temen lo que ellos apoyaron, la crisis; y ahora les molesta hacerse cargo de la emergencia en 9 áreas y la intervención de los entes reguladores Enargas y el Enre. En realidad temen perder los beneficios que recibieron a cambio, sostienen algunos propios que están en disidencia con la postura de Lilita, los radicales y los de Cambiemos.

No van a apoyar una ley de emergencia que ellos mismos propiciaron, avalaron y apoyaron. Votar es reconocer la emergencia que dejan y la disfrazan de inconstitucionalidad cuando les conviene. De los valores de la república, de la deuda que dejaron, de la caída del PBI a valores históricos, de los incrementos tarifarios, de la pobreza y de los jubilados no hablan porque son cómplices, por eso no votan y no darán quorum. Destruyeron el país y ahora son republicanos de las off shore, de evasiones, de persecuciones, de lavado de dinero y de ser partícipes de las ganancias de las grandes empresas amigas del gobierno saliente, entre otros, su propio presidente.

Dejá tu comentario