Generales | Kiosqueros | gobierno | Cigarrillos

Cigarrillos, sin stock por cuarentena

Tabacaleras pidieron reabrir plantas ante el desabastecimiento de cigarrillos en la cuarentena y abrir la importación

Cigarrillos en cuarentena. Las empresas del sector pidieron al gobierno bonaerense activar un protocolo para volver a fabricar. Quejas de los kioscos por desabastecimiento.

La industria tabacalera está completamente paralizada por el aislamiento, lo que derivó en un desabastecimiento de cigarrillos en todo el país, incluso son difíciles de encontrar los denominados "truchos o de contrabando".

En varias ciudades de todo el país, los fumadores recorren los kioscos buscando los atados y pueden abonarlos hasta dos o tres veces más caros según la zona. Las plantas de las líderes del sector, Philip Morris Argentina (ex Massalin Particulares) en Merlo y British American Tobacco (ex Nobleza Piccardo) en Pilar siguen con la actividad parada. También Tabacalera Sarandí, en el sur del conurbano bonaerense.

Las empresas presentaron al Estado bonaerense una serie de alternativas con exigentes protocolos para reabrir las plantas, hasta el momento no han podido convencer a las autoridades. También habrían pedido al gobierno nacional que habilite las estampillas correspondientes para importar desde Chile, Brasil y México.

Sin embargo, la medida no sólo calmaría la ansiedad de los fumadores, sino también aliviaría la economía argentina: permitiría a los trabajadores del sector volver a sus puestos en las plantas y en la producción misma del tabaco en las provincias de Salta y Misiones, no estaría en riesgo la exportación de los cigarrillos nacionales y el Estado nacional seguiría recibiendo los fondos del Fondo Especial del Tabaco (FET).

Quejas en los kioscos

El presidente de la Unión de Kiosqueros de la Argentina, Adrián Palacios, reclamó al Gobierno permitir la producción de tabaco y advirtió que "más de 10 mil comercios van a cerrar" por desabastecimiento de cigarrillos.

Tras el decreto de aislamiento social obligatorio del 20 de marzo pasado, el gobierno prohibió la producción de cigarrillos, concentrada en Massalin Particulares y British American Tobacco.

Palacios señaló que los kiosqueros dependen de la venta de cigarrillos "para seguir sobreviviendo, porque su venta representa más del 50% de la rentabilidad de los comercios".

"Más de 10 mil kioscos que dependen de esa venta no van abrir porque no pueden pagar el alquiler y los servicios de luz y no hay ventas", dijo Palacios en declaraciones a Radio Rivadavia.

"Los kiosqueros hemos vendido todo el stock de cigarrillos y las ventas bajan porque el que viene a comprarlos también se lleva otros productos", explicó el presidente de UKRA.

Palacios dijo que las empresas tabacaleras "presentaron un protocolo de seguridad sanitaria para la producción y distribución y si se permite la producir, en 48 horas podrían comenzar a distribuirse a todo el país y eso nos ayudará a los kiosqueros y al estado".

El dirigente recordó que el 80% del precio de venta del atado de cigarrillos son impuestos que recauda el gobierno "que podrían ayudar al sistema de salud en esta emergencia".

Señaló que UKRA envió notas a las autoridades de la provincia y la ciudad de Buenos Aires, donde funcionan casi 50 mil kioscos, para que apoyen el reclamo de vuelta a la producción de cigarrillos.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Concesionarios de Kioscos de San Juan, Claudio Rymsza, indicó que en la provincia los cigarrillos aumentaron un 5% y prevén que para la semana que viene se queden sin stock.

El desabastecimiento del producto también preocupa en Mendoza, donde el tesorero de la Cámara de Kiosqueros, Gustavo Suárez, explicó que en los comercio "solo quedan algunas segundas marcas y muy poco de las más populares, pero después de esta semana no sabemos qué va a pasar".

Dejá tu comentario