La carne aumentó un 40% según los Frigoríficos

Por la herencia del gobierno anterior ¿El kilo de asado $500?

En la Argentina del Hambre, los precios no dejan de subir.

La carne aumentó hasta un 40% en los días anteriores al cambio de gobierno, en supermercados y carnicerías de todo el país, porque hay menos oferta por la época del año y los valores están atrasados, según los productores.

Este ajuste se suma a la suba del 10% que aplicó el anterior gobierno durante el mes pasado en los precios al consumidor.

El presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA) Daniel Urcia, comentó que habrá menos oferta de la hacienda que se destina al consumo interno en enero y febrero. También, dijo que la exportación "tiene incidencia pero no es la responsable del aumento de precios".

"Ahora, empieza a aparecer la oferta de novillos que no estuvieron presente en el primer semestre del año porque había una retención de machos para agregarle más kilos", sostuvo el dirigente.

Urcia resaltó que "el precio de la carne vacuna en el mostrador, aún con el aumento posterior a las elecciones, sigue siendo el más bajo de la última década medido a valores constantes".

La justificación de la concentración. "El número para el ganadero no es bueno. La oportunidad para recuperar precios es a partir del año que viene. Pero para los frigoríficos exportadores no ha sido mal año, al contrario, ha permitido inversiones en los frigoríficos que hace muchos años no se hacían", añadió.

De acuerdo con el último informe del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), los precios de los distintos cortes de carne vacuna tuvieron en promedio alzas del 9,8% en noviembre de este año con respecto a octubre.

El corte que más subió el mes pasado fue el matambre, con el 13% (311 pesos el kilo), seguido por la carnaza común, con el 12,2% (232 pesos) y la falda, 11,9% (182 pesos). sin embargo en muchas carnicerías del interior de la provincia de Buenos Aires, estos valores son significativamente mayores.

Para Urcia, "antes, la carne vacuna era determinante, porque representaba el 90% del consumo. Hoy, representa el 50%. Bajó el consumo pero subió cerdo y pollo. No es que el argentino come menos proteína animal, sino que cambió la composición", reflexionó.

Dejá tu comentario