Política |

La decisión de Vidal en el puerto de San Nicolás que podría salpicarla

Un gran malestar recorre los pasillos oficiales del gobierno de María Eugenia Vidal por éstos días, debido a la decisión que deberá asumir la gobernadora de designar o no a Negro, al frente de la presidencia del consorcio de gestión del puerto local.

Las noticias de corrupción, allanamientos y embargos que son de dominio público y que recayeron en un empresario portuario, familiar del referente del Instituto Provincia de la vivienda, Ismael Passaglia -imputado por lavado de dinero- habría ocasionado un singular malestar en la gobernadora y su vice.
Según pudimos saber, se avizora una decisión y una designación que puede afectar seriamente la imagen de Cambiemos en la provincia, por los hechos de corrupción que tiene nombres y apellidos en la ciudad y que son de su mismo signo político. En este sentido, son los mismos que aseguran poder torcerle el brazo a Vidal y colocar a Negro, pero la gobernadora sabe que la corrupción ya no puede ocultarse y que la salpica.

Un poco de historia
El consorcio es una realidad y la puja de poder entre el ministro Tizado y el joven interino Manuel Passaglia también. Desde que el ministro Tizado envió a los organismos de control de la provincia el borrador del consorcio para su aprobación, todos los actores del puerto de San Nicolás comenzaron a moverse.

Las empresas comenzaron a formar las cámaras que tendrán lugar en el directorio del consorcio que, como se sabe, tendrá 5 sillas dedicadas a las cámaras, 2 para los gremios, 1 para la municipalidad y el presidente que quién lo debiera designar es la provincia de Buenos Aires.

Los dos candidatos en los inicios del armado de éste consorcio, fueron, por un lado, Juan Pablo Albarracín de 50 años, contador público, con una basta experiencia laboral en Techint y reconocido por su trayectoria como generador de negocios y proyectos, y por el otro, Antonio Negro de 34 años, Ing. Agronomo, con una breve experiencia en la venta y comercialización de agroquímicos por haber trabajado en Rizobacter y director del autódromo local.

Ambos eran, los nombres en danza; una suerte de candidatos que postularon respectivamente el Ministro Tizado y el Interino Passaglia para presidir el directorio del CONSORCIO DE GESTION DEL PUERTO DE SAN NICOLAS y cada uno representando distintos poderes e intereses; por un lado Albarracín propuesto por el poder político provincial de Tizado Vs Negro, quién ocuparía el centro y eje de la concentración del poder político-económico local de Passaglia, JMO y su grupo de empresas.

Según lo que nuestro medio pudo conocer, quién designe al presidente controlará las decisiones transcendentales del puerto.
La comunidad portuaria y los actores estratégicos están más que desilusionados por la pésima gestión actual de “Passaglia / Mateucci” y habrían puesto sus fichas en Albarracín. Sin embargo, lejos queda todo de aspirar a un cambio de aire y gestión con nuevas políticas portuarias, si Negro asume.

Es así que la gobernadora deberá inclinar la balanza y ponerle la firma a quien tomará decisiones en su nombre.
Este hecho en un año electoral, sin dudas le exige a a gobernadora elegir para el puerto de San Nicolás a quién le asegure transparencia y no que la vincule con la falta de ella. La firma de la designación puede jaquear a la gobernadora porque enfrenta dos posturas y un riesgo; la disyuntiva es si se inclinará por avalar a un hombre de gestión comprobada, o bien, darle el visto bueno al hombre que concentrará decisiones a partir de los intereses familiares del joven intendente en el puerto, y esta decisión por otra parte, conllevaría a que un profesional como Albarracín pierda el trabajo y la inmensa oportunidad de gestionar seriamente y de una vez por todas, el puerto local.

Lo cierto es que la puja de poder por el control del puerto compite por éstos día entre el deseo de CAMBIEMOS por combatir la corrupción mostrando gestión y transparencia con Albarracín, o allanará el deseo de Passaglia para conquistar nuevos negocios portuarios de la mano de su joven amigo Negro.

Dejá tu comentario