Política |

La historia detrás de recusar fiscales y demorar causas

Si los fiscales no investigan, se extingue la responsabilidad de un delito o un ilícito.

En San Nicolás vivimos una grave demora judicial para resolver las causas. En éste sentido, cada vez menos la sociedad siente que las cuestiones planteadas ante la justicia se resuelvan por jueces independientes, trabajadores, idóneos e imparciales, mediante fallos que resulten la aplicación razonada del derecho vigente, que garantice que no haya impunidad, en especial, para los poderosos.

Si los fiscales se excusan y a su vez el ardid de los abogados se sustenta en demorar una causa recusando fiscales y hasta jueces para que pase el tiempo, el ministerio público fiscal no puede investigar ni lo que se dice comúnmente, mover la causa. Sin embargo cuando existe una voluntad seria en los hombres de la justicia, se rechazan todas las maniobras dilatorias.

Así actúan en San Nicolas algunos abogados defensores que tratan de demorar sistemáticamente toda investigación y obstaculizan la labor de la justicia. Muchas veces a pedido de fiscales generales, políticos de turno o acaudalados empresarios las causas caen o se cajonean.

La inseguridad jurídica es uno de los sentimientos que más angustian en este momento. La sensación de injusticia nos inunda, aunque no podemos dejar de señalar que existen grandes sectores de la Justicia que hacen todo lo posible para que se supere dicha situación.

¿Cuando prescribe un delito? es la pregunta que muchas de las personas que se animan a denunciar o pedir que se investigue, se preguntan.
El Estado tiene un límite de tiempo para perseguir un hecho delictivo. Pasado este tiempo, el delito prescribe. Lo que desaparece con la prescripción no es el delito, es el derecho del Estado a investigar, perseguir o ejecutar una pena.

“El delito, es un hecho imborrable, al igual que la pena”.

Sobre éste tema, Diario la Verdad, tiene notas en desarrollo.

Dejá tu comentario