Policiales |

La nueva Chocobar. Un disparo que no se entiende

Otra mirada, un disparo en la espalda confirmado por la autopsia. ¿Gatillo fácil o inexperiencia?

Una persecución que no se entiende, un accionar que no se entiende, un disparo que no se entiende.

Según la fiscal, la única arma que se halló en la escena era la reglamentaria y pertenecía en un primer momento a Brenda Gasparri.

Mal señalado por algunos portales nacionales, Brenda Gasparri patrullaba el barrio Coviccos cuando vio un auto sospechoso y le pidió que se detuviera. Garfagnoli, quien se encontraba prófugo por una causa por robo, se bajó del vehículo y empezó a correr. En ese momento, la policía decidió tirarle por la espalda.
Lo real es que Brenda, según testigos, ingresó a un hogar persiguiendo al sospechoso con el arma en la mano y dispuesta a disparar, de ahí la bala mortal que termina con la vida de Garfagnoli, un detenido no bien visto por las fuerzas carcelarias y que sin embargo un juez le da salidas transitorias.

La policía local no actúa así, porque no está preparada para actuar así y porque además no pueden actuar en hechos de ésta naturaleza afirman sus pares. Nosotros no podemos actuar en nada, refieren los jóvenes de la policía local. No entendemos qué le pasó a Brenda.

Poca experiencia, pocas horas o casi nada de tiros, pocos meses de entrenamiento y así salen a las calles para que se vean, parados, sin siquiera poder indicarle a una persona que está estacionando mal, salvo que a pedido de sus autoridades sean acompañados de inspectores de tránsito en algún operativo. Ingresaron a la policía para disuadir.

La realidad de éstos jóvenes fue la falta de trabajo, ingresaron para vivir de un salario y quizás Brenda, una joven aturdida y por qué no con miedo, asesta el tiro final, pese a las indicaciones de que no podía actuar.

Sin embargo nadie habla de su compañero también detenido.

Dejá tu comentario