¿La potabilidad del agua del hospital San Felipe de San Nicolás está garantizada?

Así lo expresó el intendente Passaglia en el 2015, refiriéndose a toda la ciudad.
Sin embargo las autoridades del hospital San Felipe de la ciudad, han enviado a hacer muestras bacteriológicas del agua con la excusa de que se rompió la bomba de agua del mismo, según versiones que pasan ya de ser rumores.

La avara dirección del hospital no puso a disposición de los trabajadores dispensers con agua mientras el problema de la bomba se resuelve o el resultado de los análisis llegan. Mientras tanto el feriado los dejó a la deriva. Lo único que se hizo fue avisar que no habrá agua en el hospital.

Con una guardia que colapsa, sin teléfonos en guardia porque durante los feriados no hay lineas directas para comunicarse con “el exterior”, y en caso de ser necesario llamar por traslados, derivaciones, o comunicación con especialistas por un caso de emergencia, los médicos deben realizarlas desde sus propios celulares.

Las quejas de los trabajadores de la salud son numerosas, pero lo más importante es que no se estarían atendiendo cuestiones fundamentalmente referidas a la prevención y protección de la vida y la salud de todas las personas que se desempeñan en el hospital.

Así cuida cambiemos a los profesionales de la salud. Los indicios de agua contaminada alarman y sin políticas públicas que garanticen las condiciones de trabajo de todos los profesionales de la salud, más que una alarma es abandono.

Dejá tu comentario