La solidaridad es una mano al cielo. Anoche muchas familias comieron

La historia reciente y la que se repite.
Siempre cerca de los que más necesitan, 50 colaboradores anónimos, llevaron comida para 300 personas en barrio San Francisco y Colombini. Allí llegó la mano de Dios, aseguran, que todo lo ve, pero no llegó el estado.

Esta noche van por más y hasta donde lleguen…. Barrio San Francisco, Floresta, Colombini, 12 de marzo. Dan sin pedir nada a cambio.

Hay hambre, hay frío, hay olvido pero no para éstas almas que ayer en silencio dieron de comer caliente a tantas familias…. y aseguran, comieron todos. Hay hambre, no es joda.

Personas que ayudan a otras sin pedir nada a cambio, sólo porque saben que hay familias que la pasan mal. Estos hombres y mujeres ven la necesidad de frente, le ponen la cara y el tiempo para los vecinos que no tienen empleo, que no son vagos; a los que las cuentas no les dan, y los que pasan hambre y allí estuvieron.

Gracias anónimos del alma, gracias por tanto

Dejá tu comentario