Política |

Las callecitas de San Nicolás tienen ese no se qué

La primavera se inauguró en el centro de la ciudad

Existe una clara discriminación y una polémica por las diferencias cada vez más notorias entre el centro de la ciudad que tanto preocupa a Ismael Passaglia, y los barrios.

Discriminación urbana. En los últimos dos años las políticas públicas del joven candidato a intendente, han ido profundizando las diferencias.

El contraste entre el centro, los barrios y las delegaciones del partido de San Nicolás no es una novedad: de un lado, una ciudad que quiere compararse con los centros urbanos más importantes del mundo, con grandes inversiones, y del otro, un paisaje similar al de las poblaciones más pobres.

Los datos sobre salud, educación, seguridad y desempleo confirman las desigualdades.

El mapa de la desigualdad en crecimiento como el de la inseguridad, es propio de ésta gestión que junto a Vidal llevan adelante los municipios de Cambiemos.

Es cierto que cada ciudadano tiene un San Nicolás diferente metido en la cabeza. Así, pocos vecinos del centro cruzan a los barrios periféricos. Cada uno concibe su propia ciudad, donde transcurre su experiencia y se genera su memoria, pero la única San Nicolás completa y realmente existente sería la suma de todas las San Nicolas subjetivas.

Curiosamente, existe una injusticia histórica: tradicionalmente se ha invertido más en el centro donde existe el mayor poder adquisitivo que en los barrios pobres; es decir, se ha dado siempre más a quien menos necesita, y menos a quien realmente pasa apuros. Así, los barrios nicoleños alejados siempre han tenido peores servicios públicos, peor transporte, menos limpieza, peor salud y hasta una esperanza de vida muy distinta; otra evidencia que se suma a la ya existente diferencia.

Para los barrios, promesas incumplidas; un predio ferial y un autódromo lejano y con entradas costosas y un estadio único donde no llega casi el transporte público.

Cambiemos es así.

Dejá tu comentario