Las “mesas negras”, la usura y el acceso a los créditos

Economía.
Un elemento que conspira contra el crédito, es el nivel de las tasas de interés efectivas que superan en más de 20 puntos los índices de inflación que publica el INdEC. Lo razonable sería que la tasa bancaria vigente no excediera más de 5 puntos de la inflación.

A un año de obtener un crédito, un caso testigo, recibió US$ 30.000 y al cabo de 1 año tuvo que devolver US$ 42.187. La tasa de interés final sería del 40% en dólares.

Existe un submundo financiero, netamente usurario que obtiene suculentas ganancias aprovechándose de la necesidad y desesperación de gente que no tienen acceso al servicio bancario, público y privado.

Es común encontrar avisos que ofrecen créditos con facilidad y rapidez disfrazando niveles de costos que son verdaderas usuras y luego despojos ilegítimos, en los que el Poder Judicial en raros casos interviene protegiendo los derechos de los perjudicados o víctimas de estos delitos o cuando menos ilícitos civiles.

La operatoria básica es la siguiente:

Parecería que el nivel de demanda oscila en los $500.000,00 / $600.000,00.

Lo que ofrecen estos “benefactores” es entregar dólares a un tipo de cambio ventajoso, en el caso del ejemplo redondearemos en US$ 30.000,00.

El plazo del crédito es de 1 año, renovable por otro, siempre que el deudor tuviera un buen cumplimiento en sus pagos mensuales (sic). El acreedor mantiene su discrecionalidad para prorrogar o no.

La tasa promedio de interés que se pide se ubica en una escala del 18% / 20% anual pero, se puede conseguir el 15% que parecería ser el piso; en un solo caso demostrando interés y ofreciendo en garantía un bien cuyo valor se estimaba en US$ 180.000, se redujo al 1,1% mensual, poca cosa.

Luego, cuando el acuerdo está casi formalizado, se le hace saber al solicitante que los costos de instrumentación (escritura hipotecaria, gastos etc) son del 25% al 30%,. Por lo tanto, para obtener los US$ 30.000,00 del ejemplo se firma la escritura pública como si se recibiera una diferencia, es decir una suma de US$ 37.500,00 o US$ 39.000,00, según lo que el deudor haya “peleado”.

El costo de instrumentar ese crédito seria de alrededor de US$ 1.500,00.

Quizás el Colegio de Escribanos debería poner el ojo en estas operatorias.

Veamos el siguiente ejemplo en el que se exponen los costos de instrumentación, paso por paso y tomando un tipo de cambio de $ 18,00 por dólar:

1. Para llegar a la escritura (sobre U$S 30.000 = $540.000):

Sellos (fojas notariales)………………………………………….$ 2.000
Dominio e Inhibición……………………………………………..$ 1.200
Rentas…………………………………………………………………$ 800
Diligenciamiento: 0,2% del monto + un fijo de…..$3.000 / $4.400
Estudio de títulos: 0,2% del monto + un fijo de.. $4.000 / $ 5.040

Total Pre Escrituración………………………………………….$ 13.440

Post escrituración:

Tasa de inscripción:………………………….0,2% del monto. $.1.080
Derechos de escritura: 0,2% más un fijo de……….$1.700 / $2.780
Minuta de inscripción:……………………………………………….$ 900

Subtotal Post Escrituración………………………………………$ 4.760

+ el 1% de impuesto de sellos………………………………….$ 5.400

Total Final:………………………………………………………..$ 23.600
(US$1.277,00)

En los casos que explicábamos, si se firma sin cuestionar “los costos”, se está estableciendo un interés extra de US$ 6.223,00 o US$ 7.723,00, respectivamente según se aceptaran los costos expuestos más arriba. Lo que significa un “interés” escondido de alrededor el 20% anual.

En el caso descripto, la tasa de interés oscilaría por el 1er. año en alrededor de un 30 y pico por ciento en dólares.

Si a la suma en pesos le sumamos la variación del tipo de cambio, que en el mejor de los casos para el deudor seria de un 10% en ese plazo de 1 año, el TC seria $ 19,90 por dólar.

Los $ 540.000,00 que realmente recibió el prestatario se le convertirían al pagar su crédito en $ 746.250,00, que necesitará para comprar los US$ 37.500 que debe devolver.

A su vez, durante 12 meses pagará un interés total de US$ 4.687,00, incluyendo el monto calculado para “gastos”.

Al fin del 1er. año, nuestro solicitante en el ejemplo, recibió US$ 30.000 y al cabo de 1 año tuvo que devolver US$ 42.187,00. La tasa de interés final sería del 40% en dólares.

Si esto no es usura….

(N. de la R. Urgente 24: los economistas liberales intentan zafar a Federico Sturzenegger sosteniendo que él hace lo que puede pero antes de prometer a los agentes económicos una tasa de inflación que él ya sabe que no podrá cumplir, debería reclamar públicamente a Nicolás Dujovne o a Marcos Peña que hagan su parte. Al menos es lo que haría el presidente de una autoridad monetaria autónoma. El silencio de Sturzenegger lo ubica en el rol de Banco Central sometido al poder político, tal como sucedía con los K, y provocaba críticas de los admiradores de Mauricio Macri. Por lo tanto, no puede haber piedad a Sturzenegger porque quien calla, otorga).

Fuente: Urgente24

Dejá tu comentario