Las partidas que nunca usa el municipio de San Nicolás y corresponden a Acción social

¿A dónde va ese dinero? es algo que no puede explicar el ejecutivo municipal y mucho menos ahora que Manuel Passaglia echó al contador Battagia y puso una ingeniera sin dotes para finanzas.
Lo cierto es que en éstas graves omisiones no parecen reparar los concejales de la oposición; ni las organizaciones sociales, ni los senadores, ni el tribunal de cuentas de la provincia de Buenos Aires.

Acción social de San Nicolás recibe una partida millonaria que solo le sirve a la funcionaria Méndez para acomodar amigas en casas donde pueden vivir familias con chicos de las casas sociales, y mucho menos ayudar a las familias que aún quedan en la papelera.

Tampoco el pibe puede explicar qué hace con el dinero que nadie ve y que son asignados a:
¿Torneos bonaerenses?
¿Millones para Envión?
¿Casa de abrigo para la mujer?
¿Programa Crianza sin violencia?
¿Fondo de inclusión social?
¿Fondo municipal de inclusión?

Nada de ésto existe.
Todo ésto no se ve, se subejecutan las partidas que por obligación deberían usarse en su totalidad; ninguno de éstos fondos los ve el vecino en acciones concretas. Ningún ciudadano del partido de San Nicolás sabe en qué se utilizan.
¿Pero resulta que los vecinos ahora le tienen confianza al municipio? No, no es verdad. Sólamente un ineficiente puede engañarse producto de algún alucinógeno, semejante falacia.

Este intendente sólo ejerce una función para los amigos que manejan la noche. Este jóven sólo sabe manejarse con la nafta provincial, con los viáticos municipales que pagamos todos, con más de un auto oficial, que sale casi todas las noches de fiesta en fiesta, y que sólo se maneja con seguridad privada. Este joven campeón de la ineficiencia y la mentira, no nos dice la verdad.

Manuel que sí viene de la política, porque siempre fue secretario del papá en el estado, se da el lujo de gobernar para unos pocos amigos, todos jóvenes ellos. Para el resto conformista, unas baldosas alcanzan, y también les alcanza unas cuadras de centro que igual se inundan, unos miradores sin visitantes y sin justificar los montos utilizados, un autódromo millonario que sirve para dos fiestas anuales de las que nunca informan el dinero recaudado, y para afianzar una mirada despreciativa hacia los mayores.

Las oposiciones, ni mu.

Este es el pibe que está al frente de un municipio de Cambiemos. Memoria para los números que no dan; memoria para
conocer que en materia de seguridad en la ciudad no se hace nada; memoria para las chatarrerías ilegales que él mismo protegía hasta que una fiscal con mayúsculas actuó, memoria para muchos comerciantes que fueron clausuraron, memoria para las tierras donadas a su apellido, memoria para no olvidar cada bache, memoria para no olvidar que las adicciones han aumentado en la ciudad y que muchas personas por falta de seguridad no pueden descansar. so sí, los móviles de la policía local son para echar personas pacíficas de un predio pero no para controlar de noche lo que no deja descansar a los vecinos, ni del centro.

Dejá tu comentario