Los bancos de las plazas que no están

El descanso de los golfistas

Los bancos en las plazas son necesarios; invitan al encuentro, al descanso y a la contemplación. Sirven para pasar un momento a la sombra y tomar un respiro. Pero no fue la consigna del ejecutivo municipal que decidió obsequiarlos o venderlos al campo de golf. Como sea tuvieron otro destino...

La ciudad que votó las plazas sin bancos.Los vecinos reclamaron sin suerte por los bancos de las Plazas modificadas en campaña.

La obsesión por el cemento interrumpe la continuidad del verde y aparece la justificación de supuestos vandalismos que hay que evitar, al igual que la reunión de jóvenes durante las noches. Sin embargo lo cierto es que los vandalismos continúan, los jóvenes siguen reuniéndose, la inseguridad crece en la ciudad y alguien puede jurar que no es por culpa de los bancos que ya no están.

¿En qué piensan los que diseñan plazas sin bancos?

En otro sentido, los vecinos nos mandan fotos del lugar adónde fueron a parar los bancos y se sorprenden que otra vez sea un lugar privado el que se queda con los bancos; en este caso, para el descanso de los golfistas.

Antes sacaron los viejos bancos que en otras ciudades se cuidan, se protegen y hacen a la cultura del lugar; sin embargo fueron reemplazados por bancos de durmientes, con un diseño de adefesio indescriptible y los viejos bancos vendidos por algún funcionario municipal, aseguran desde una oficina municipal.

Lo cierto es que cuando algo desaparece en la ciudad, luego se descubren en parajes privados, campos privados o casas privadas, como los adoquines, las viejas farolas de las plazas, el canto rodado, y algunas rejas por ahí.

image.png

Dejá tu comentario