Política |

Malvinas hoy

Referirse a las Islas Malvinas hoy, en el año 2018, es demostrar la vigencia de las prácticas colonialistas de las potencias europeas en nuestro país y en América Latina hoy. Decir colonialismo es decir prepotencia militar y simbólica, discriminación y racismo, apropiación indebida de recursos estratégicos, consagración de la ley del más fuerte en desmedro del derecho internacional.

De causa Nacional y Latinoamericana a los retrocesos de la alianza Pro-Cambiemos.

Todo eso pasa hoy, aquí en nuestras tierras (las tierras malvinenses) y frente a nuestras costas. Entender el colonialismo es entender que desde el siglo XV las potencias europeas se han desplegado por Asia, África y América buscando los recursos naturales, humanos (la esclavitud moderna es un “invento” europeo) y territoriales en beneficio de las elites de naciones como Gran Bretaña, Francia, España, Portugal, Bélgica, Holanda,y más tardíamente Italia y Alemania. Es importante destacar el punto anterior: para América Latina, Asia o África el colonialismo sólo ha significado depredación, destrucción de culturas y civilizaciones, agotamiento de recursos naturales y destrucción del medioambiente; pero para naciones como Gran Bretaña, el colonialismo es el “modo natural” de ubicarse en el mundo. Que no es, ni ha sido una práctica aislada lo demuestra el hecho incontrastable que el Imperio Británico ha invadido a lo largo de su historia a todos los actuales países de América (incluyendo EEUU y Canadá que fueron sus colonias).

hay un modo “colonial” de ver la realidad desde nuestros propios países. Ya lo señalaban Arturo Jauretche y Scalabrini Ortiz, cuando analizaban el extrañamiento de nuestra propia realidad que se evidenciaba al estudiar la educación primaria y secundaria, la Universidad, el rol de los grandes medios de comunicación; lo que se denominaba “la cultura” en todos sus niveles. Durante largas décadas fuimos formados en una historia, una sociología, un “modo de ver el mundo” que había generado precisamente el colonialismo. Logrando el éxito máximo de una política cultural: que los propios sujetos sometidos al colonialismo lo vivieran como lo deseable y, más aún, lo civilizado…

Fuente: Contexto

Dejá tu comentario