Política |

Manuel Passaglia presentó a los candidatos de Macri para San Nicolás

Un acto pobre con poca gente. Miralos bien, en manos de ellos está tu futuro.

En el club 12 de Octubre, Los Passaglia presentaron a los concejales de cara a las legislativas.
Un acto de funcionarios con sus familias, trabajadores municipales obligados, radicales innombrables que siempre votaron contra la gente, más los punteros reconocidos de los barrios. Eso sí, los jóvenes no aparecen y las caras nuevas no existen.

Ente las propuestas que presentaron se destacan, combatir sin piedad a los morosos; recaudar más, y recordar aquel slogan con el que engañaron a la gente en el 2014 y que lo vendieron como un hecho: 100% pavimento, 100 gas natural y 100% cloacas.

Quieren la mayoría para aumentar los impuestos y terminar con los morosos, avanzando en la idea de los remates a los inmuebles con deudas al municipio.

Con los funcionarios que serán concejales seguirán desmantelando dispensarios y cediéndolos en comodatos, vendiendo la tosca de la barranca robada, y cediendo en comodato además, espacios públicos para que sus amigos saquen a pasear a sus vacas y caballos. De ésto no habla ni el periodismo que se dice independiente en la ciudad.

Sin políticas de salud, hace falta voluntarios que queden pegados como Mirna Bottazi; para levantamanos ya la conocemos a la radical expulsada de Adriana González, que cambió trabajo para los hijos a cambio de aprobar la suba del aumento de colectivo; otra del pro pero con estudio; sin política de cultura, el director del teatro cobrará con tu voto su tercer gran sueldo, y para las multas más caras que se anunciaron, Brignoli que todavía no explicó porqué algunas multas se pagaban desdobladas en lugares distintos.

Las mismas caras de siempre sin olvidar a los punteros para confirmar que las tasas van a aumentar y el boleto de colectivo también. Hace falta estar advertidos que con ésta gente en el concejo, podrán amenazar e incumplir ordenanzas, y se garantizan tener tomados los puntos estratégicos de la ciudad con los punteros de lujo: Petroni, Matteucci y Botazzi: puerto, hospital y dispensarios sin salud.

Manuel no habló del estadio único sin terminar, el autódromo sin hacer, la exposición del agro sin ganancias ni trabajo; un parque industrial sin empresas y tampoco habló del aumento de las multas, las tasas, más créditos para pagar de más y más tierras para futuros negocios propios.

Tener mayoría en el concejo deliberante le servirá a Manuelito para eludir todos los controles y gobernar haciendo y deshaciendo sin control.

Padre Passaglia que no prometió salud ni seguridad para la ciudad, pero consiguió trabajo para los hijos, terminó su discurso diciendo, ya va a ser nuestro el ministerio de salud, muchas gracias.

Memoria es lo que nos va a hacer falta.

Dejá tu comentario