Política |

Manuel Passaglia vuelve a hacerse cargo de la inseguridad

Un intendente sin agenda política, sin agenda de seguridad y sin agenda social vuelve a hacerse cargo de la seguridad en la ciudad de San Nicolás, y para eso ya se prueba la gorra de poli.

La ciudad se inunda por las pésimas y caras obras y su desentendimiento sobre temas de conflictividad social que no alcanza a entender, le estalla en las manos.

Hay cuentas pendientes en la ciudad de la familia Passaglia.
En San Nicolás empeoraron los índices de empleo, pobreza, hechos de delito y drogas.
Los indicadores de inseguridad dejan claro que el robo a mano armado creció; las muertes por robo también, la problemática de la droga aumentó geométricamente y no estamos hablando de cosas que han mejorado; por el contrario, todo empeoró.

Manuel Passaglia se ha corrido del problema de la seguridad de los otros, pero recorre la ciudad con custodia personal y patovicas y ahora viene a ponerse la gorra de policía; la gorra de Ayala a quién señalan por los hechos ocurridos y que no cesan en barrio Las Mellizas o la gorra de Cabral, comisario de comisarios.

La única agenda que tiene el intendente interino de San Nicolás es perseguir periodistas y pagar pautas a los medios para que no hablen mal de él ni de su hermano ni de su papá, pero sí de Vidal, Ritondo, Bullrich y Macri.

La historia se repite, el nene en Estados Unidos, pero Ismael está en Argentina igual que el diputado Santiago Passaglia, y ninguno apareció.

Vuelve para hacerse cargo de la seguridad, y por eso, ya tiemblan los ministros de seguridad de Nación y Provincia.

Dejá tu comentario