Culturales |

María Adela Antokoletz Gard presentó su libro en el Buen Libro

“Desovillando historias”. Así se llama el libro que escribió la hija de la fundadora de Madres de Plaza de Mayo. Y de eso se trató la presentación, de trasladar vivencias e historia en un corto pero intenso libro que escribió María Adela Antokoletz Gard

28695062_1746706225382336_1356942706_o_opt

Mucha militancia en la presentación del libro.
La Mesa de la memoria en la presentación con la querida Anabella, el editor del libro, Taty Almeida y tantos con Memoria que a pesar del intenso calor, estuvieron atentos, conmovidos, silenciosos pero de pie.
Como dijo Taty: “No bajen los brazos, si no los bajamos Las Madres, no lo bajen ustedes”

28696044_1746701832049442_1496600148_o_opt

Recordemos aquella nota que le hizo Pagina 12 a Adela, a la mamá de la autora, donde titulaban: Hija de una familia tradicional de San Nicolás, cumplió los mandatos de su época hasta donde la vida se lo permitió.

Se recibió de maestra y se casó con un diplomático al que siguió por el extranjero como señora de su casa y madre de sus hijos. Después tuvo que afrontar una separación “en contra de mis principios” y regresar sola al pueblo, cuando ser mujer divorciada era todavía un reto aun en las grandes ciudades. Buscó trabajo, crió a los chicos, llenó su vida con la beneficencia (“esa forma incompleta de hacer por los demás”, según define ahora, con el paso de los años, aquella actividad).

Después, como a tantas otras, se le llevaron el hijo, y entonces salió a la calle y dio vueltas y vueltas alrededor de la Pirámide.

Esta es la historia de María Adela Antokoletz, la más anciana de las Madres de Plaza de Mayo, la que decía, a pesar de todo, “la vida vale la pena”.

Dejá tu comentario