Policiales |

María Rosa Méndez y Ocaris, dos emisarios de Ismael quieren desalojar a una familia mañana

Los vecinos del barrio 21 de septiembre, ayudaron a que una familia en situación de calle tuviera un lugar donde dormir en un terreno totalmente abandonado.
En la foto que ilustra la nota, se ve un terreno abandonado y con yuyales que hasta hoy a nadie le importó, ni a Adolfo Suárez Erdaire ni a ningún concejal o referente sindical.

Esta pareja que tiene cinco hijos, trabajan los dos de changas y limpiando casas, pero no les alcanza para sobrevivir. Los vecinos y el mismo presidente del barrio al verlos tan educados y trabajadores, estuvieron de acuerdo en que se los acomodara en un espacio municipal abandonado para que por unos días pudieran descansar. Los vecinos acercaron un carrito, ellos cortaron el pasto, y los ayudaron con comida y pañales, entre otras ayudas.

Que buen acto solidario conmovió a los vecinos, pero duró poco.
María Rosa Méndez envió a Ocaris, el roba muñecos y matón profesional de la gestión de Passaglia (Cambiemos), a ir con la policía a desalojar y maltratar a ésta familia por denuncias de una puntera protegida de Méndez.

El tema es que quién detenta éste terreno “municipal” que ya está siendo cercado por otros vecinos, es conocida como Beatriz de Luis, a la que María Rosa Méndez le ofreció el lugar para que le construya una casa a una de sus hijas. A ésta familia se la conoce como los roba ladrillos, amparados, según afirmó ésta mujer, por Méndez, Passaglia y Ocaris.

No es la primera vez que llaman a la policía a desalojar a familias con niños que, ademas de no recibir atención municipal son amenazados.
El municipio no da amparo a familias con hijos; tampoco lo hace Prodenya cuyos “profesionales” trabajan del viva la pepa todo el año y a los niños en las calles se los ve en pleno centro.

Hay varias familias viviendo en las calles de San Nicolás y nadie las asiste. Lo único que es cierto es que el viejo Passaglia dice, sacámelos del centro y si podés echalos de la ciudad. Roba pero hace; roba pero que no se vea lo que a plena luz del día vemos todos.

Cuando hay voluntad y amor de los vecinos, Manuel passaglia permite que hagan negocios sus funcionarios.

Ocaris roba muñecos de una muestra de arte, es un amenazador pago de la familia Passaglia que nadie sabe qué cargo ocupa pero viaja tres veces por año a Brasil. Y María Rosa Méndez, la que deja una pareja con una beba en la Papelera rodeada de ratas, se da el lujo de mandar matones y a esta policía que obviamente responde a Passaglia a dejar en la calle familias que sufren.

Cambiamos tanto, que es muy fácil ganar dinero de la obra pública sin hacer nada y otros quiebran y pierden el esfuerzo de toda una vida. Sin trabajo estable, hay que ayudar y no echarlos como a animales a los que quieren que despreciemos.

Sin dignidad no hay gestión. Basta de desalmados en la ciudad que sólo mira el centro.
. Ayudemos a que no pase más.

51216255_754828324900399_128877563232649216_n_opt

50414314_405099743597093_9210227212135956480_n_opt

Te puede interesar

Dejá tu comentario