Menos salidas, menos restaurantes, pero no baja el nivel de endeudamiento

El 43% de los hogares argentinos declara que reducirá las salidas a comer, cine y entretenimiento ante la inminente suba de tarifas, según admitieron ante una encuesta realizada.

“Mientras que un 35% dijo que disminuirá su capacidad de ahorro o dejará de hacerlo; un 22% dijo que dejará de lado los viajes de fin de semana, en tanto, mencionan una posible reducción en la canasta de consumo masivo de alimentos/bebidas un 19% y un 16% la de limpieza/perfumería”.

El reporte señala que “en lo que están de acuerdo todos los sectores es en el impacto en el bolsillo. Ahora se piensa dos veces ir a comer afuera. El 50% manifestó haber modificado sus hábitos, sin embargo, la clase media y media baja, no logra bajar su nivel de endeudamiento. . El plástico se convirtió en un caldo de cultivo para el endeudamiento, ya que cada vez son más los consumidores que pagan el mínimo, o arrastran una parte del saldo, teniendo que abonar por ello elevados cargos por financiamiento.

Los precios siguen aumentando, se aprecia la devaluación, y la inflación los golpea fuerte para afrontar los compromisos asumidos.

El centro de la pirámide (Clase media y clase baja superior) es el grupo que más estima va a reducir sus actividades fuera del hogar, ya sea traducido en menos salidas o menos vacaciones. En el caso de los productos de limpieza estos números cambian a 10% para la punta versus el 22% de la base de la pirámide, según se desprende del análisis.

En el caso local, ya comenzaron a restringirse las salidas cortas a Rosario, al cine o al shopping. El costo del combustible, peajes y/o pasajes en bus, recortan en el corto plazo, las salidas a la ciudad de Buenos Aires.

Ahora a gastar menos en diarios, menos ropa, menos tarjeta de crédito, dar de baja Netflix, abonos de celulares más baratos, menos días de vacaciones, menos ocio, menos, menos, menos.

Dejá tu comentario