Corrupción |

No allanaron al contador de Ismael Passaglia ni al municipio, ni a Liliana Gaibazzi, ni a María y Delfina Passaglia

Allanamientos rigurosamente seleccionados por el juez

¿Cuanto le cuesta al Estado 30 allanamientos simultáneos?

Le cuesta mucho dinero al Estado, el despliegue de casi 200 efectivos de policía federal y de la policía investigativa contra la corrupción, sumado a la presencia de responsables de la Agencia Federal de Investigaciones, Afip y otros, para allanar domicilios donde sus moradores estaban previamente anoticiados.

Un allanamiento que dispuso el juez de la causa, Bailaque, pero no como solicitara el fiscal federal Matías Di lello hasta donde tenemos entendido, sino que fueron allanamientos como si se tratara de allanar un banco o un organismo público, donde se solicitan documentos en particular.

¿Por qué el juez decidió no allanar el estudio del contador de la familia, ni el municipio? ¿Por qué no hizo lugar a allanar el domicilio de Liliana Gabazzi la esposa de Ismael ni a sus hijas, María y Delfina Passaglia, entre otros? Este y otros, son temas que deberá explicar la propia justicia cuando se atrevan a someter a los malos jueces por mal desempeño, a un jury de enjuiciamiento.

En éste caso y como toda la opinión pública conoce, el juez se oponía a investigar el aumento patrimonial de la familia Passaglia. Los allanamientos fueron demorados, el factor sorpresa no existió y quedó expuesto el juez de la causa tanto por sus reiteradas negativas, sus demoras conocidas, y por lo tanto el retraso de la investigación del caso.

Los fiscales no se cansan de rechazar una y otra vez el accionar del juez y mencionan: "Su Señoría no toma cabal dimensión de la problemática existente ni el grado de corrupción existente en los poderes del estado" y su constante negativa a investigar ni a dejar investigar. Nos atrevemos a mencionar por lo tanto, que el juez es responsable de producir un enorme gasto para el Estado a sabiendas de que lo se podía hacer era poco en el caso de la familia amiga, los Passaglia o los Soprano de San Nicolás, como los han llamado recientemente en medios nacionales.

Sin embargo al no encontrar lo que iban a buscar, quizás alguna documentación que en principio echara más luz sobre la causa, el mismo ex juez de la dictadura y abogado defensor de la familia, Dr Marchetti, dijo que en la casa no había nada, por eso y con las llaves de la casa que aportó el abogado defensor, la policía federal y la policía investigativa contra la corrupción, procedieron a ingresar al domicilio.

Entonces todos se preguntan, ¿dónde están las escrituras, la compra de bienes y de obras de arte; los campos, las casas lujosas, mansiones, chacras, autos de alta gama, etc.? ¿Cómo llegaron a poseer, como indican sus declaraciones juradas, tantos bienes donados?. ¿Cómo contrastar millones de dólares con ingresos del Estado? ¿cómo eludir al fisco, a ARBA, y a la justicia entre otros, a través de testaferros y presta nombres?

Todo comenzó con unas veinte has que fueron repartidas entre los hermanos de Don Ismael y fue el origen de una fortuna multimillonaria que supo cosechar Ismael y sus hijos y no así el resto de la familia. Monotributistas, empleados del estado, y una historia como pocas en el reino de San Nicolás.

El juez no quería prensa, sin embargo, TN llegó al lugar y todo tomó estado público en los medios nacionales casi al mismo instante del comienzo de los allanamientos. Aclaramos éste punto, porque el propio intendente y sus fans afirman que todo fue un invento de nuestro medio; algo absurdo que sólo cabe en la cabeza mal intencionada de quiénes no sólamente apoyan a la familia, sino que intentan obstruir un caso y una causa que no tienen vuelta atrás.

No fue un circo armado como se lee en las redes sociales; el circo lo armó un juez federal, y la familia en complicidad con los que siempre le avisan; sin embargo ésta vez una parte de la justicia local les dio la espalda avisándole a los corresponsales de TN.

Ya no pueden eludir ni ocultarse de los medios nacionales, pero no dejan de ser sugerentes las decisiones del juez y su decisión a no allanar las viviendas del resto de la familia, imputados por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito que señala a todos por igual.

image.png

Por otra parte, todos se preguntan, ¿dónde está la esposa de Ismael y las hijas mujeres que poseerían millones de dólares en cuentas en el país y el exterior, a las que en el mismo sentido que al contador, no fueron allanadas?

image.png

Un juez Federal al que no le importa lo que gasta el estado en investigar, sigue al frente de casos emblemáticos en la ciudad de Rosario donde los mismos fiscales lo han denunciado en reiteradas oportunidades. Estos jueces no merecen tener ni siquiera jubilaciones de privilegios o los privilegios que ya tendría, aseguran, porque el nivel de vida de su familia no se condice con lo que el juez recibe como salario para dar respuestas a la sociedad, a los fiscales serios y comprometidos y a los que con sus decisiones no tienen margen para investigar o para resolver casos tan públicos.

"Mis amigos no se tocan", y aunque no le guste a muchos abogados, acá alguien embarra la cancha y no es ni el fiscal ni la prensa.

Dejá tu comentario