No se puede ser dueño de un medio, ser empleado del estado y ser proveedor del estado nacional, provincial o municipal

El municipio de San Nicolás paga en negro a los medios con tus impuestos.
Hay que hacer bien las cosas.
Por dinero baila el mono. Primera Parte.

¿Se puede ser empleado del estado nacional, provincial o municipal y tener un medio de comunicación? Salvo excepciones de algunos organismos oficiales, si. Lo que no se puede es ser dueño en los papeles de un medio, cobrar como empleado del estado y a su vez ser proveedor del estado nacional, provincial o municipal.
Lo cierto es que ante el ENACOM hay que demostrar vía declaración jurada que se dispone de dinero para afrontar todos los gastos de un medio, estructura, mobiliarios, bienes y demostrar origen de los fondos económicos para todos los gastos y para subsistir, algo que quizás no pueda demostrar un empleado del estado.

El municipio de San Nicolás paga en negro con tus impuestos más de 60 mil pesos mensuales dibujados a un sólo medio, y más 200 mil pesos para alguna producción de mentirita.
¿Cuántos medios tiene la ciudad que cobran pauta oficial/no oficial? Existen en la ciudad más de cincuenta radios, más portales, más proyectos audiovisuales, entre ellos fotos de eventos, de allí que pensamos que es mucho el dinero apócrifo que circula.

Todo va cerrando.
Cuando se declara la emergencia tarifaria con modificaciones en el concejo deliberante de San Nicolas, firmadas y avaladas por todos los integrantes de la comisión de legislación general contra el pueblo que no sabe quién es quién y por otro lado, se pagan en negro cifras siderales para difundir partes municipales, es grave. Así trabaja éste gobierno municipal con todos sus concejales y los otros también. Para el pueblo no, para los medios sí hay plata.

¿Cómo se paga el silencio?
A través de lobbistas traidores y a través de cheques que salen del municipio o de la Agencia de Desarrollo económico, el parque industrial Norte, Comirsa, “Grandes empresas” y algún comercio importante, entre algunos ejemplos. La Agencia de Desarrollo económico es la excepción más jugosa porque es un ente autárquico y no tiene controles del tribunal de cuentas. Oficinas éstas donde llegan facturas de periodistas, como pautas no oficiales; el dinero en negro que el municipio paga con tus impuestos.

Muchos entran y salen del despacho del intendente interino, aunque muchos días por semana el que ocupa ese sillón es Don Ismael Passaglia. Se ven periodistas, lobbistas que buscan negocios, presidentes de organizaciones sociales y algún que otro vecino. Todos los que critican al poder por lo bajo, mendigan dinero y callan después.

El municipio, la provincia y la nación pagan pautas oficiales legales a quienes sean proveedores sin excepción, si ésto no ocurre, es dinero ilegal conocido como soborno.
Cuando los municipios pagan auspicios a un medio, lo hacen a los titulares de los medios sino, pagan en negro y para eso inventan la figura de un proyecto y le pagan a alguien que no es titular del medio. Eventualmente puede que exista un director/a que tenga vínculos con quién ocupa un cargo en el estado y cobre en nombre de un medio. Los vínculos suelen ser más peligrosos si entre otros detalles, se intercambian por votaciones en el concejo deliberante. Son casos excepcionales si ocurrieran en la ciudad, y citado a modo de ejemplo, si existiera el hecho.

Lo que dice el ministerio de trabajo, la inspección general de justicia y el ENACOM será motivo de otra nota, igual que los vínculos con concejales, diputados, ministros, y otros.

Dejá tu comentario