OSPSIP, la obra social que deja morir a la familia de los afiliados en San Nicolas

Silencio nacional y silencio local

¿Que pasa en OSPSIP de San Nicolás?

Cómo todos sabemos, la oficina de Mamoli, o sea Ospsip de San Nicolas esta ubicada en calle Francia 172. La obra social en San Nicolás está administrada por Mamoli, y en Rosario, por Andrea Johansen, esposa de Roberto Mamoli. La gran obra social queda en familia

image.png

No es posible que sólo el silencio sea la respuesta a las presentaciones formales de documentación para pedir una droga oncológica. Se enviaron cartas documento, un amparo y dos intimaciones y a cada paso lo acompañó el silencio. Y con el silencio, la muerte de la esposa de un afiliado. Y con el silencio y la inacción, la muerte de Mónica Liliana Correa.

Tanto Mamoli como su esposa, Johansen, responsables de la obra social, nunca se ocuparon de reclamar por Mónica. Una obra social con irregularidades y denuncias que no está de más mencionarlo.

La delegación de la obra social tiene más de diez empleados que nunca están y todos cobran sueldo. Los vigiladores y el grupo familiar de los vigiladores están totalmente desamparados, sin cobertura, sin medicación sin el PMO, y nadie se hace cargo.

En la delegación de San Nicolás no tienen ni internet. Dejan tirado a los afiliados. Carlos Pérez estuvo 10 horas esperando una ambulancia. (después de 10 horas, como todos leemos,recién llegó una ambulancia y fue tarde). "A nosotros se nos muere la gente y ospsip no hace ni hizo nada".

A raíz de la muerte de de Mónica Liliana Correa de la ciudad de San Nicolas, se realizaron presentaciones en la justicia solicitando se investigue la comisión de delitos, porque a pesar de que un juez obligó a la obra social a proveer a la esposa de un afiliado una medicación, ésta nunca llegó. Silencio nacional y silencio local.

La obra social de la UPSRA acumula denuncias por falta de atención médica, prestaciones, medicamentos. El ex barrionuevista Ángel García, que logró retener la OSPSIP, pulsea con la política mientras los afiliados mueren abandonados.

A nivel nacional, la obra social de la Unión del Personal de Seguridad de la República Argentina, sindicato actualmente intervenido, sigue en manos de Ángel Alberto García,quien encabezó el gremio por más de 30 años y ahora toma las decisiones del organismo gremial de salud junto a su esposa Celestina María Ferrara que está a cargo de la tesorería. García formaba parte del brazo sindical de Luis Barrionuevo pero cuando rompieron relaciones en 2016, llegó la intervención de la irregular mano de Jorge Triaca. En la puja, logró retener la presidencia de la obra social pero era un salvavidas de plomo porque la caja está ahogada. Mientras, Leónidas Requelme, su principal competidor, lo sigue de cerca tratando de acordar con la intervención para quedarse con el mando del sindicato si es que se normaliza.

Según consignó Clarín en 2018, una auditoria realizada por la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) refleja que la obra social de ese sindicato se encuentra en "riesgo prestacional" con un rojo en su patrimonio neto de casi 45 millones de pesos y un déficit operacional del último año en torno a los 35 millones de pesos.

La disputa entre quienes llevan a cabo la intervención del sindicato y quienes todavía encabezan la obra social, sumado a la pauperización de los salarios que, en la escala salarial para enero de 2020 tiene sueldos básicos que no superan los treinta mil pesos, sumado a la quita de los aportes que la cámara empresarial realizaba a la OSPSIP, están desangrando al organismo que debería garantizar la atención médica de todos sus afiliados pero los abandona en su peor momento.

Foto: Triaca y García. Los que se oponen a que asuma Gutiérrez en UPSRA, legítimamente avalado por el voto en elecciones pasadas.

Dejá tu comentario