Otro año sin controles sobre el espacio aéreo de la provincia de Buenos Aires

Inseguridad. El avance del narcotráfico y de los vuelos ilegales.

No estamos controlando el espacio aéreo local y los narcos saben esto. Por eso existen tantas pistas de aterrizaje clandestinas en la provicnia, no sólo para introducir estupefacientes. Las avionetas y las pistas clandestinas sirven para transportar drogas, venta de bebés, tráfico de órganos y para traer menores a ejercer la prostitución. Los narcos usan aeronaves fumigadoras para buscar caminos rurales que se convierten en sus pistas clandestinas para aterrizar y descargar lo que sea sin ser detectados.

El 80 por ciento de la droga que ingresa al país es traficada por aire, utilizando avionetas y la zona del norte de la provincia de Buenos Aires es conciente de ésta realidad y los intendentes hacen nada.

Hay muchas pistas clandestinas en Argentina, más de 1500 fueron detectadas sin que el estado haya intervenido.
La provincia de Buenos Aires es un lugar geográfico sin control aéreo y fluvial elegido por los narcos por la falta de controles. No existen radares y mucho menos una ley de derribo.

“La ley de intercepción y derribo, o la radarización, no tienen ideologías y deben convertirse en una política de Estado en materia de seguridad. No alcanzan tres o cuatro radares funcionando en horario de oficina como ocurre en algunas provincias.

El gobierno de María Eugenia vidal no exige a sus intendentes hacer un relevamiento de pistas clandestinas y saber en manos de quien está la seguridad del río y en nuestro caso, en las islas.

Marcelo Sain denunciaba en el 2016: “El Estado participa del negocio narco y eso no aparece en la emergencia de seguridad”

Dejá tu comentario