Política |

Perlitas nicoleñas del cierre de listas

Entre autoayuda, mendigos, perdedores y ganadores.

Transcurría la tarde del sábado, momento si los hay, donde había que llegar con las listas diez puntos, los avales, el largo viaje, los dimes y diretes, y el amén de las roscas de la política.

A Cerrito y Paraguay, campamento de Lavagna-urtubey, llegaron para presentar su lista, Gustavo Oakim -el conocido derrocador de concejales- y Vanesa Vargas, la socialista.
En el mismo lugar se encontraron con Roque Frangolini que no lograba terminar de armar la lista, por falta de avales, y por lo cual le pidió una mano a sus oponentes, una ayuda para completar la lista que produjo cruces y miradas de tensión, algo que por suerte no llegó a las manos. Un maestro el candidato de consenso federal.
La otra lista, la del candidato de un segundo, fue Rito Eufemio, que no sólo no juntó avales, sino que tampoco pudo armar la lista con candidatos. Candidato por un rato y se le terminaron los sueños de día, porque a la noche no llegó.

Nuestro Pato Dileo, el pasado lunes a la noche, armó un asado seccional en el alicaído comité de calle Mitre, autoproclamándose con bombos y platillos, primero en la lista de senadores. Esto llegó a oídos de Ismael Passaglia y produjo el estallido de una ira desmedida; y fue entonces que en pinza con Martínez, intendente de Pergamino, le dijeron a Vidal, cualquiera menos el Pato.
El Pato con cara de peor es nada, firmó tercero. Le rogó a Passaglia de todas las maneras y Passaglia se lo negó; verdad que se reveló cuando la cuarta en la lista fue “María Rosa Méndez”.
Todavía mastica bronca el Pato y zapatea por los rincones.

Campamento Peronista
Calle Matheu 130, hasta allí llegó Naldo Brunelli acompañado por Teisseire y el concejal Gómez, entre otros. Por el otro lado, Mario Almirón, seguido por su séquito de conocidos que por supuesto no pudieron hacer una pared, porque no son albañiles…
No sólo, ambos no se llevaron el premio, sino que por primera vez dejaron sin representantes del Peronismo a San Nicolás; distrito que históricamente desde la llegada de la democracia, tuvo siempre un representante y un referente de peso.

La otra lista.
Nos comimos el amague
Mientras que Comerio, Bonelli y Maurino se sacaban la foto de la unidad, los tres se sacaban chispas buscando avales, algo que dinamitó la unidad.
El espacio terminó con tres listas: Comerio, Castaño, Maurino.
La nota la dio el primer concejal de la lista de Comerio; el hijo de un ex intendente de Menemismo, eximio jugador local de golf, al que nadie lo imagina ensuciándose los zapatos, junto a la candidata pampeana de San Nicolás, pero así son las huestes inimaginables de la política.
En el mismo sentido, Castaño con la prolijidad que lo caracteriza, antes de las diez de la mañana, con la pulcritud acostumbrada, presentó su lista más los avales; no así el youtuber de la política nicoleña, quién a cada secuencia de su actividad privada y política le pone una selfie y hace videos de autoayuda que son la envidia de Claudio María Domínguez.

Perlistas oficiales

La ira de Manuel con las comisiones vecinales.
Sabido es que Manuel pidió a cada vecinal, DNI y avales para su lista. El día viernes el hermano diputado no lograba juntar las firmas ni los avales para completar las listas y los hermanos se valieron de todo, hasta amenazas a los vecinalistas, porque no llegaban.
La sangre no llegó al río y los hermanos presentaron su lista en una bolsita de nylon, negándoles a otros, la posibilidad de una interna, como corresponde a sus irrestrictos y voraces apetitos.

Ganadores y Perdedores
Perdedores

El más importante perdedor es Julio Cabaleyro que no figura en ninguna lista ni en ningún pasacalle, o tiene otro nombre artístico que nuestro medio desconoce.
Naldo Brunelli, que sigue masticando la bronca de la exclusión camporista de la lista de senadores. Finalmente, como te dijimos más arriba, el Pato Dileo fue el primero… en ser bajado.

No podemos no mencionar al gran padre perdedor, al que todavía seguimos buscando en la ciudad. Don Ismael Passaglia, que supo arrancar de candidato a intendente, diputado, y presidente de bloque en la legislatura provincial, se tuvo que conformar con usar el auto oficial para llevar la lista de los chicos y llevarse el premio consuelo de darle un lugar en la lista a su amiga María Rosa Méndez, algo que lo desquicia, considerando el machismo que caracteriza a los hombres de la familia.

Otro de los grandes perdedores es Adolfo Suárez Erdaire, el que no es de aquí ni es de allá, la promesa del que mejor mide y que nunca aparece en una lista.
Otro de los perdedores o ausentes, fue el escurridizo Andresito Quinteros que hace rato parece que le va mejor en la faz privada que en la política; Legarreta, el que dejó la política para la foto; y si faltaba algo, fue la batalla perdida de la familia Vera, que supieron encabezar todas las elecciones pasadas.

Sergio Giménez de Rojo que no renueva.

El ganador es sin dudas Danilo Petroni, el concejal que mas suelfos ha cobrado en el concejo y menos proyectos presentó en la historia del concejo. que fue candidato por todos los partidos y alcanza su cima política como primer concejal en la lista de Manuel. Un premio que no le da vuelo porque nunca levanta cabeza, pero consuela.

Dejá tu comentario