Opinión | Pozos | Vecinos | Veredas

Pozos. El municipio los deja sin tapar

Estos son algunos de los pozos y roturas de veredas con los que conviven los nicoleños a diario y las increíbles respuestas municipales

San Nicolás. La mirada en los pozos, las veredas rotas y las increíbles respuestas municipales.

Vecinos cansados. En la puerta de una vecina de la ciudad, hicieron un pozo hace un mes por una pérdida de agua y nunca más fueron a taparlo. Llamé al 107 nos cuenta y para sorpresa de nuestra vecina le contestaron que no fueron a tapar el pozo porque falta tierra.

image.png
Pozos y vereda rota

Pozos y vereda rota

Luego de sacar del puerto local tierras y tosca para caminos internos de algún campo, casas de afuera de la ciudad y amigos, el municipio afirma que no tiene tierra para tapar los pozos y mucho menos para ocuparse de las veredas que están a unas cuadras alejadas del centro.

Luego de la tarea de los operarios de reparación del caño y la pérdida, el pozo y la rotura que se mantiene luego de un mes, no fue tapado con tierra, como se realiza habitualmente. Colocaron unas cintas a modo de precaución hace un mes. Algo que sin dudas resulta insuficiente y peligroso.

Según el testimonio con el que acompañaron las fotografías enviadas a nuestro medio, los amigos de la ciudad se comunican con el 107, luego con Obras Sanitarias y nadie se ocupa del tema, haciendo intransitable una vereda y la puerta de una casa.

Arreglaron el caño roto, dejaron la vereda rota y no volvieron a colocar las baldosas, dejando una enorme rotura en el medio de la vereda.

Los vecinos hacen público el estado de calles y veredas con el deseo de ser escuchados y lograr una solución.

Las denuncias se multiplican en San Nicolas. No es raro caminar por una cuadra de la ciudad y no encontrarse con alguna baldosa rota o directamente con la vereda en mal estado, lo que nos obliga a circular haciendo esquives para no tropezar y caer.

En una palabra, es casi imposible que los vecinos caminen por las calles de la ciudad sin mirar constantemente hacia abajo: superficies sin cobertura, huecos abiertos donde debería haber un árbol, hundimientos, "cicatrices" de obras de infraestructura y de servicios u otros obstáculos, que convierten la experiencia cotidiana de caminar en un desafío de riesgos.

La situación descripta no es patrimonio de los barrios, sólo apenas unas cuadras del centro de la ciudad están en buen estado; algo que acredita el aspecto negativo que estamos apuntando y que se repite.

Evidencia desatención de las autoridades por el ciudadano de a pie. Hace falta una mirada sobre los espacios por donde caminan los ciudadanos.

Las veredas de viviendas antiguas desocupadas y de obras paralizadas se encuentran en pésimas condiciones.

De una vez por todas, el intendente debe darle un fin a una situación que se ha generalizado en extremo. Sin que queden dudas ni el intendente ni los funcionarios caminan por la ciudad y los barrios por donde se desplazan. Una desatención lamentable para los vecinos.

Dejá tu comentario